Acacias 38: capítulo 318, ¡el peligro no ha acabado!

Escrito por

Mientras Humildad y Mauro ultiman los detalles de su enlace, Trini y María Luisa verán cómo Ramón se enfrenta al hombre que encarna sus peores temores. ¡Mira, mira!

Tal y como ha llegado el adiós definitivo de Mauro y Teresa en 'Acacias 38' se acerca el enlace del inspector con Humildad, la que ahora está sufriendo al saber que no es ella la mujer a la que ama, sino que se va a casar con ella por pena. Eso sí, a pesar de todo está dispuesta la mujer a pasar por el altar, sin importarle que esté destrozando la vida de su prometido para siempre. Eso sí, al padre es incapaz de ocultarle sus verdaderos sentimientos, motivo por el que estallará en lágrimas y le confesará que Mauro no está en realidad enamorado de ella, sino de Teresa. Ésta, por su parte, le confesará a Cayetana que echa de menos su vida de antes, en el hospicio, enseñando a sus pequeños, y que tras pensarlo mucho ha decidido dejar el barrio y el patronato para volver. Puede que Cayetana no sospeche que Teresa está renunciando a su venganza para tratar de olvidar a Mauro para siempre, ahora que sabe que lo ha perdido.

Por otro lado, la última muerte no ha pasado desapercibida en 'Acacias 38' para los Palacios, que por fin han decidido irse lejos del barrio para mantenerse a salvo. De hecho, tratarán de hacerlo por la noche, para que nadie descubra que se van. No espera la familia la sorpresa que les aguarda en la oscuridad de la iglesia, y es que un desconocido llamará a voces a Ramón...¿corre peligro el marido de Trini? El que sí está esperando que llegue el final de su vida sin ningún tipo de esperanza es Martín, condenado a morir en el garrote como culpable del atentado anarquista que costó la vida a Maximiliano en 'Acacias 38'. Todos están desconcertados con la situación al saberlo inocente de todos los cargos, pero Rosina está convencida de que él es el responsable de la muerte de su marido. Solo Leonor conserva la esperanza de que su carta llegue a tiempo a la Reina y con ella libere a Martín. ¿Podrá la mujer de Pablo obrar el milagro con sus palabras?