Acacias 38: capítulo 319, un nuevo personaje...y un beso definitivo

Escrito por

Mientras se celebra la boda de Mauro y Humildad, que acabará con un beso entre ambos y un 'sí quiero' muy sonoro, las sorpresas volverán a revolucionar el barrio.

Si algo queda claro en 'Acacias 38' es que el peligro no acabará nunca, lo que siembra el hecho de que a medida que las cosas se solucionan para algunos personajes se enredan para otros tantos. Es lo que está a punto de suceder en casa de los Hidalgo, que después de una temporada en la que han tenido que hacer frente a todo tipo de calamidades, por fin Rosina ha comprendido que Martín no fue el responsable de la muerte de su esposo, con lo que apoya la idea de su hija del indulto. Ambas celebrarán junto a Casilda que éste llegue a tiempo, lo que provocará que la joven no pierda a su esposo. De hecho, tal es la buena nueva en la familia que Rosina les pedirá a ambos que se muden a su casa, lo que escribe un nuevo escenario de felicidad con el que no lidiarán los Palacios de ahora en adelante. Las acusaciones que pesan sobre don Ramón son tan fuertes que no parece fácil encontrar solución.

Por otro lado, Teresa no podrá impedir la boda de Mauro y Humildad en 'Acacias 38', ni siquiera ahora que sabe que cuenta con el apoyo de Cayetana para intentar ser feliz. Mientras la Sotelo Ruz desoye los consejos de su verdadera madre, Fabiana, que la insta a desconfiar de Teresa, la maestra sigue tratando de acabar con ella por todos los medios a su alcance. La última acción que trata de llevar a cabo, de hecho, encuentra al secretario Oliva como protagonista, ya que está intentando poner a su esposa en contra de Cayetana, para que termine vengándose de ella. El problema es que ahora Teresa solo tiene ojos para Mauro, al que sabe el gran amor de su vida, motivo por el que terminará corriendo hacia la iglesia de 'Acacias 38' para tratar de parar la boda. ¿Cuánto tiempo podrán ser felices los recién casados?