Android L vs iOS 8: ¿Cuáles son las diferencias más importantes?

Escrito por

Google y Apple se preparán para lanzar en otoño las nuevas versiones de sus sistemas operativos Android L e iOS 8. En melty.es te contamos las principales novedades en las que debes fijarte a la hora de decidir cuál de los dos te interesa más.

¿Android o iOS ? ¿Barça o Madrid ? ¿Papá o mamá? Sin duda, los dos sistemas operativos para teléfonos inteligentes son dos rivales de altura que caminan prácticamente parejos. Con su última actualización, lo primero que salta a la vista de Android L es su evidente similitud estética con la colorida y simplificada interfaz de iOS 8, que a su vez recuerda mucho a la anterior de iOS 7. Por eso, cabe preguntarse cuáles son las principales diferencias entre las dos versiones más recientes de cada uno. En melty.es te contamos algunos detalles que quizás no sepas de Android L e iOS 8.

Más noticias sobre AndroidiPhone 6 e IOS 8: ¿Fecha de lanzamiento simultánea?iPhone 6 e IOS 8: las 5 características potenciales del nuevo conceptoiPhone 6: iOS 8 ha sido presentado (Vídeo)Android L: todo lo que debes saber de la última actualización de Google

Pantalla de bloqueo

Parece que Android L al fin ha incorporado la previsualización, de un solo vistazo y en la mitad de la pantalla de bloqueo, de las notificaciones. En una funcionalidad que recuerda mucho a la de iOS, se nos da la posibilidad de abrir la app correspondiente a la notificación al tocar dos veces la pantalla, o bien eliminar la notificación con simplemente deslizar el dedo. A diferencia de iOS 8 (que, por cierto, estará disponible antes del lanzamiento del iPhone 6), la pantalla de un teléfono con Android L no se iluminará al recibir una notificación, según aseguran en la web phonearena.com. Pero no hay que alarmarse porque, por otro lado, la pantalla de bloqueo de Android L contará con un interesante atajo ausente en iOS 8 : acceso directo al dial del teléfono.

Panel de notificaciones

Se trata de una de las mejoras más destacadas de Android L, que ahora cuenta con un panel (muy mejorado estéticamente) que, como antes, se desliza desde arriba, pero que ahora ordena las tareas y notificaciones en función de la importancia que les asignemos. Así, un nuevo correo electrónico tendría prioridad alta mientras que la actualización de una app sería de baja importancia. Por su parte, iOS 8 cuenta con dos menús, uno similar al descrito en Android L y otro denominado Today, que incluye información meteorológica o la de cualesquiera que sean los widgets asignados. El menú de accesos directos de IOS 8 sigue siendo el habitual (controles de brillo, wifi, rotación) mientra que el de Android L ha subido un ligero y positivo lavado de cara.

Teclado y dial

El teclado de Android L ha sufrido un rediseño que recuerda mucho al de los últimos iOS sobre todo por la estética simplificada y de material plástico. Por lo demás, el teclado es similar al de los Android previos. En ambos sistemas operativos se ha tratado de mejorar el funcionamiento del sistema de autocorrección y predicción de palabra. El dial de Android L ha mejorado al incluir un acceso directo a nuestros contactos frecuentes más cercano a nuestro pulgar. Por su parte, en iOS 8 han seguido la máxima de si funciona, mejor no tocarlo. Quizás tenga algo menos de personalidad, pero el dial de iOS 8 es igual de funcional y resulta difícil imaginar qué posibles mejoras se le incorporarán en el futuro.

Cámara

La cámara de Android L destaca por su increíble simplicidad. Mientras que en la de iOS 8 se nos brinda un mundo de opciones como la exposición manual o el control de ISO, en la de Android L (que sigue usando la Google Camera) solo figura el botón de disparo. Además, en iOS 8 se ha incluido la opción de hacer vídeos en time-lapse, lo que supone un importante paso al frente y una característica muy determinante a la hora de elegir un teléfono según su cámara. Desde luego, todo indica que la batalla entre los dos grandes sistemas operativos de smartphones va a estar más reñida que nunca. ¿Qué sistema operativo te convence más?