Arrow temporada 4: episodio 18, ¿Por qué ha muerto (SPOILER)?

Escrito por

El episodio 18 de Arrow ha sido uno de los más duros de la temporada 4, especialmente por la muerte de un personaje que tiene conmocionados a los fans en las redes sociales.

Recomendamos no leer este artículo si aún no has visto Eleven-Fifty-Nine, ya que os advertimos de que vamos a hablar de ciertos aspectos de la historia que suponen un gran spoiler. Aunque Laurel se vaya de la temporada 4 de Arrow, la veremos en The Flash como Black Siren, pero eso no calma la tristeza que sienten sus fans y que están expresando a través de redes sociales como Twitter, donde nos hemos encontrado con el hashtag #NoLaurelNoArrow. Por fin hemos descubierto quién es la persona que lloraba Oliver en ese funeral que hemos estado viendo a través de los diferentes prólogos repartidos por los últimos capítulos de la serie, pero muchos de los televidentes preferían no haber presenciado la muerte de uno de los personajes más antiguos del show, especialmente teniendo en cuenta el dramatismo de la escena final con todos los amigos de Canario Negro llorando la muerte de una mujer que pasó de ser una de las más detestadas a ganarse el respeto de los fans tras ponerse el antifaz para continuar con el legado de su hermana. La tragedia no termina aquí, ya que en el próximo episodio estamos invitados a un entierro que le sacará las lágrimas a más de uno.

Gracias al tráiler del episodio 18 de Arrow entendimos el por qué del título del capítulo que vimos anoche. Eleven-Fifty-Nine hace referencia a la hora de defunción de Laurel, un personaje que parecía estar fuera de peligro a pesar de recibir el ataque de Damien Darhk mientras el villano escapaba de la cárcel portando el ídolo le piedra con el que recupera sus poderes. Fue poco después de confesarle su amor a Oliver cuando su corazón se detuvo y los médicos no pudieron hacer nada para impedir su muerte ante la presencia de sus seres más queridos. Nos queda la duda de qué fue lo que le pidió Laurel a Arrow que prometiera durante su última conversación, pero lo que realmente nos ha conmovido ha sido el momento en el que la hermana de Sara le enseña la foto que guardaba en su cartera: un recuerdo de aquella etapa en la que el arquero y la abogada fueron amantes. La sensación que te deja el episodio es de rabia por la traición de Andrew a Diggle e impotencia por la muerte de un personaje que se había convertido en una pieza fundamental del equipo. Para más inri, la serie no volverá hasta dentro de 20 días, momento en el que veremos el esperado Canary Cry. ¿Te da pena que se vaya?