Batman vs Superman, o cuando algo grande se te va de las manos (Crítica)

Escrito por

Era la película más esperada de los últimos tiempos, puede que desde Star Wars 7, y la gran apuesta de DC Comics por plantarle cara a su gran rival Marvel. ¿Ha conseguido estar a la altura? ¡En la redacción de melty la opinión está dividida!

Cuando al finalizar una película en el cine intentas reflexionar contigo mismo si te ha gustado o no, algo falla. Puede que para bien, o puede que para mal. En ocasiones es necesario comentar con los colegas para intercambiar opiniones y así llegar a conclusiones firmes sobre lo que acabas de ver. Muchas veces esas opiniones pueden coincidir, otras tantas no. En este caso he podido ver una audiencia no solo dividida, sino perdida (incluso decepcionada). En este caso no estábamos hablando de moco de pavo, porque nos encontrábamos frente a Batman vs Superman, la película de la que habla todo el mundo - en melty incluso hemos hecho un test para saber qué superhéroe eres - y una de las grandes apuestas de Warner y DC Comics para presentar el catálogo de los superhéroes que están por venir, y cómo no, para hacer caja. Eso por supuesto.

Batman vs Superman, o cuando algo grande se te va de las manos (Crítica) - photo
Batman vs Superman, o cuando algo grande se te va de las manos (Crítica) - photo
Batman vs Superman, o cuando algo grande se te va de las manos (Crítica) - photo

El hecho de tener opiniones divididas hace que sea obligatorio hacer un balance de lo sucedido. Empecemos por las cosas positivas. Para empezar, el elenco. Puede que las miradas estuviesen centradas en el papel de Ben Affleck, un actor muchas veces cuestionado y que parece que como el buen vino, ha ganado con la edad, y nos ha ofrecido un Batman convincente. No será recordado como el mejor de la historia, pero ha salvado los muebles de manera satisfactoria. Al igual que su colega co-protagonista, Henry Cavill. Un Superman, diríamos, correcto (nunca podrá estar a la altura de Christopher Reeve, lo sentimos). Pero el verdadero protagonismo interpretativo decae del lado de los secundarios. Empezando por Jesse Eisenberg, un chaval que en cada nuevo film demuestra que es un peso pesado en el mundo de la gran pantalla y que, aunque algunos critiquen que su personaje está un poco sobreactuado por exigencias del propio director, la personalidad y demencia que transmite su Lex Luthor es dignísima de un villano de altura como el Joker (no importa cuál. Nuestro respeto por Jack Nicholson y Heath Ledger es absoluto, así como nuestra confianza en Jared Leto, del que hoy hemos podido ver un nuevo poster como Joker). Mención especial también a Jeremy Irons, en su papel del Alfred más paternal, y a Holly Hunter, brillante como senadora Brinch - anonadados nos hemos quedado al comprobar que es aquella jovencita que protagonizó en 1987 Arizona Baby junto a Nicholas Cage - . Aunque en la bonita tradición de recuperar viejas glorias, nos ha encantado ver a Kevin Costner como padre adoptivo de Clark Kent. Para qué negarlo.

Batman vs Superman, o cuando algo grande se te va de las manos (Crítica)

Batman vs Superman transcurre con un ritmo lento (de ahí que sea la película más larga de DC), con la presentación de los personajes, de su pasado, de sus debilidades, y esto no molesta en ningún momento, puesto que nos muestra el lado más humano de los personajes. Su rabia, su incomprensión e incluso celos por el héroe opuesto. Permitiéndonos el símil musical, y salvando las distancias, por momentos nos recuerda a la batalla de egos entre Mozart y Salieri. El uno, con un talento innato y de otro mundo; el otro, un simple mortal, cuyas habilidades solo incrementan a través del esfuerzo, del intelecto - y en el caso de Bruce Wayne, también gracias a una gran fortuna que permite crear todos esos juguetitos espectaculares - . Entonces, ¿por qué decimos que se les ha ido de las manos?

Batman vs Superman, o cuando algo grande se te va de las manos (Crítica) - photo
Batman vs Superman, o cuando algo grande se te va de las manos (Crítica) - photo
Batman vs Superman, o cuando algo grande se te va de las manos (Crítica) - photo
¿POR QUÉ SE LES HA IDO DE LAS MANOS?

Para empezar, el tráiler. Ha sido una de las compilaciones más espectaculares de los últimos tiempos, pero eso es un arma de doble filo. Cuando un tráiler se convierte en un cortometraje (puesto que ya se habían visto hasta 11 minutos del film antes de su estreno) y desvela todos los personajes que van a salir en la cinta (excepto Kevin Costner, mira por dónde), te está fastidiando gran parte de las sorpresas. Sin ir más lejos, ya sabíamos desde el principio que la batalla importante no iba a ser entre Batman y Superman, sino entre los dos superhéroes, junto a una Wonder Woman en ocasiones metida con calzador, contra un Doomsday que esperábamos desde el principio. Aunque con calzador también están metidas algunas batallas, que parecen diseñadas por el propio Zack Snyder jugando con sus muñecos, porque siendo sinceros, la batalla entre Batman y Superman se podía haber solucionado con palabras, tras la explicación de que el verdadero malote que les estaba enfrentando era Lex Luthor, nadie más. ¡Vamos, que no era necesaria! Aunque lo que ha conseguido que a Warner y DC se les vaya de las manos ha sido el intento máximo por competir con Marvel y estar a la altura, y es que la presión de estos con Batman vs Superman era máxima. Puede que demasiada, y por ello les ha obligado a introducir batallas innecesarias que se solucionan de la manera más tonta; o a hacer una presentación de lo que está por venir, como la de Aquaman, una primera vista del héroe acuático que ha rozado los niveles más cutres de un superhéroe en toda la historia. Una lástima que teniendo una historia con un potencial como este, la 'batalla del siglo' se les haya escapado de las manos