Cannes 2016: Pablo Larraín y Alejandro Jodorowsky ponen el acento poético de Chile al festival

Escrito por

Chile cuenta con dos pesos pesados en el Festival de Cannes: Pablo Larraín y Alejandro Jodorowsky, que con ‘Neruda’ y ‘Poesía sin fin’ están triunfado en la Quinzaine des réalisateurs.

El ritmo frenético de películas proyectadas en el Festival de Cannes no cesa, y como todas las obras no pueden entrar en competición, tenemos otras opciones; como la Quinzaine des réalisateurs, que estrenó con éxito Marco Bellocchio y su último proyecto ‘Sweet Dreams. Esta sección ha tenido programadas dos películas de habla hispana y las dos de Chile: ‘Neruda’ de Pablo Larraín y ‘Poesía sin fin’ de Alejandro Jodorowsky. La primera ha sido una de las grandes sorpresas, aunque ya intuíamos que la calidad de la película sería digna del Festival de Cannes tras ‘El Club’ (2015), cinta que ha asentado a Larráin como uno de los futuros genios del mundo del celuloide tras llevarse el Gran Premio del Jurado en el Festival de Berlín. La trama cuenta como un Neruda (Luis Gnecco) arrogante y revolucionario pretende escapar de Chile planteando una persecución interesante a Óscar Peluchonneau (Gael García Bernal), oficial encargado de darle caza. La película de Larraín esboza una trama imaginaria en la que los personajes giran en torno al poeta bajo una ficción policíaca que parece no tener fin. “Hay un intento de tomar la poesía de Neruda en la película”, destaca Larraín de su obra, de la que ha tomado como referencia la existencia de los personajes pero la conexión urdida entre ellos está totalmente inventada. Luis Gnecco, el encargado de dar vida a Neruda, sufre una completa transformación magistral en la que es capaz de dominar varias versiones del mismo poeta.

Por otro lado, Jodorowsky vuelve a escena con ‘Poesía sin fin’, una película financiada por sus seguidores y que supone la segunda parte de ‘La danza de la realidad’ (2013). Con esta obra, el artista de Tocopilla recrea su juventud en Chile y la forma en la que decidió poetizar su vida y coquetear con el mundo del tarot. Para ello, Alejandro vuelve a utilizar a sus hijos Brontis y Adán como acostumbra en sus creaciones fílmicas. La película nos envuelve con multitud de detalles y símbolos metafóricos que no serán del agrado de aquellos más aficionados al cine comercial, ya que el autor ha proclamado siempre que lo importante era la obra en sí y no el rendimiento económico que pudiera otorgarle un proyecto del que afirma que le ha curado. Sin embargo, ninguna de estas dos películas estarán en competición oficial, como sí lo hará ‘Julieta’ de Pedro Almodóvar, que gracias a las críticas recibidas ha vuelto a lo más alto del cine europeo. ¿Qué te parecen las películas presentadas?