Carlos Rey Emperador: capítulo 2, Isabel (Blanca Suárez) lucha por ser aceptada como esposa

Escrito por

La entrada en acción de la popular actriz coincide con un momento bastante crítico para el monarca, obligado a tomar varias decisiones cruciales para su futuro. ¡Esta noche a las 22.00 horas!

En la primera entrega de 'Carlos Rey Emperador' vimos a una madura Germana de Foix luchando por el trono a través del pequeño Fernando, el hijo de Juana y Felipe que sí creció en tierras castellanas. Viuda de uno de los reyes más legendarios de todos los tiempos, la mujer a la que da lustrosa vida Nathalie Poza se está convirtiendo en la perfecta antagonista de un joven rey que, a pesar de su inexperiencia, bien parece saber qué es lo que quiere y cómo llegar a conseguirlo. En un momento político complicado, cada uno de sus pasos marcará direcciones futuras.

Ya lo vimos durante el estreno de 'Carlos Rey Emperador', pues prefirió dejar encerrada a su hermana Catalina en Tordesillas antes de perder el favor de su madre. Su propia hermana Leonor lo acusó de no tener corazón ni alma, aunque él solo obedece a sus propios intereses (no en vano, será así como se convierta en uno de los hombres más poderosos de todos los tiempos). En el adelanto del capítulo de hoy, por otro lado, el rey llegará a Valladolid, donde es recibido entre la prevención de los cortesanos y la alegría del pueblo. ¡No te pierdas el vídeo que ya muestra Televisión Española!

La serie que supone el regreso de la historia de 'Isabel' a la pequeña pantalla (ahora con 'Carlos Rey Emperador'), no consiguió con su primer capítulo superar el espectacular estreno de 'La Voz Kids 2' en Telecinco, tal y como pusieron de manifiesto los datos de audiencia. No en vano, las críticas engrandecen a los actores, así como su labor interpretativa, culpando del fracaso al bajo presupuesto con el que ha contado la ficción. También los analistas recordaron, al igual que hicimos en 'Hablando en Serie', que la ausencia de fondos fue una de las armas que dañó a su predecesora. ¿Conseguirá fidelizar a sus dos millones de espectadores?