Carlos Rey Emperador: capítulo 3, ¡Carlos rechaza a Isabel de Portugal!

Escrito por

Mientras Carlos defiende su relación con Germana de Foix, los vínculos entre Castilla y Portugal se tambalean. Isabel de Portugal espera paciente que se cumpla su compromiso de matrimonio con su primo.

La relación que mantienen Carlos y Germana y que iniciaron en el anterior capítulo de Carlos Rey Emperador, se está complicando más de lo esperado. El entorno del rey continúa en su empeño de deshacerse de la reina viuda y aprovecha la situación para separar a la pareja a pesar de las resistencias del joven de apartar a su amada de la Corte. Y es cuando llega el turno de Margarita de Habsburgo, quien decide tomar cartas en el asunto tras ser informada por su sobrino Fernando, quien ya se encuentra en Flandes, y envía a Carlos a su hombre de confianza para hacerle entrar en razón y, de paso, mermar la influencia de Guillermo de Croy, señor de Chièvres, quien desea despojar al joven rey del trono. La situación se complica aún más cuando Carlos debe aspirar a la corona imperial.

Tras haber estado unos días alejada de la Corte, Germana vuelve para presentarle a Carlos su hija Isabel, pero el recibimiento de éste estará marcado por una dura decisión: desposar a su amante con el marqués de Brandenburgo. El joven está siendo muy presionado por su entorno, quien desea casarle con Isabel de Portugal, joven interpretada por Blanca Suárez en Carlos Rey Emperador que llega dispuesta a contraer matrimonio con el joven. Pero éste ha rechazado la proposición y, ante la negativa, el rey de Portugal, Manuel I, se plantea romper relaciones con Castilla y no proporcionarles el oro que necesitan. Los dos nietos de los Reyes Católicos tienen en sus manos unir bajo el mismo reino a toda la Península Ibérica, ¿conseguirá Isabel el amor de Carlos?

Mientras tanto, en Cuba, las complicaciones también llegan hasta la expedición de Hernán Cortés, quien ve cada día más cerca la oportunidad de cumplir su sueño en Carlos Rey Emperador. Pare ello decide convertir una expedición de rescate en una exploración y colonización, lo que costará gastarse toda su fortuna. Ya no hay marcha atrás para el aventurero, a pesar de la inesperada llegada de aquel a quien iban a ir a rescatar. ¿Qué hará cambiar de opinión a Carlos para esposarse con Isabel de Portugal?