Carlos Rey Emperador: capítulo 4, Carlos de Habsburgo, Francisco I y Enrique VIII luchan por el imperio

Escrito por

Nadie dijo que hacerse con la corona iba a ser fácil y a Carlos se le pondrá cuesta arriba mantener su lugar en Castilla con la llegada de dos duros sucesores.

La sucesión tras el fallecimiento del emperador Maximiliano se complica y tres son los hombres que luchan por conseguir el trono. Creía Carlos que todo iba a ser sobre ruedas pero lo cierto es que le han salido dos duros competidores: Francisco I, rey de Francia, y Enrique VIII, rey de Inglaterra. Mucho va a tener que luchar la princesa Margarita, tía de Carlos para que la corona siga en manos de su sobrino y la familia Habsburgo. La lucha por el trono ha comenzado en Carlos Rey Emperador y la elección se convierte en una subasta sin precedentes donde tienen cabida todo tipo de sobornos y presiones que tomarán partido en el resultado final. ¿Conseguirá Carlos vencer todos los obstáculos? ¡Sigue leyendo!

Tras convencer a toda Europa (castellanos, aragoneses, alemanes y Roma) y tras superar las trabas que Francisco ponía en su camino, Carlos lo ha conseguido y ya es un Rey Emperador una vez jugado muy bien sus cartas y dejar desarmado a su máximo competidor, Francisco I rey de Francia. Aunque mucho han tenido que ver los hilos movidos por Margarita, quien no ha descansado hasta que no ha conseguido su objetivo principal: ver a su sobrino sentado en el trono. Pero los problemas no acaban aquí, pues Isabel de Portugal llega dispuesta a conquistar a Carlos Rey Emperador tras ser rechazada.

Mientras tanto, muy lejos del reino que tiene en vilo a los cristianos en Carlos Rey Emperador, Hernán Cortés consigue llegar por fin a tierra firme y pisa lo que hoy conocemos como la costa mexicana. Allí conocerá a una sorprendente civilización más avanzada que la que descubrió en Cuba y no dudará a la hora de tomar contacto con Malinche, una mujer que le servirá de inspiración al aventurero explorador para hacerse con la fortuna del imperio del tirano Moctezuma. ¿Conseguirá Hernán Cortés su objetivo?