Champions: Atlético-Barcelona, los goles de Neymar y Diego (Vídeo)

Escrito por

Atlético de Madrid y F.C. Barcelona empatan por cuarta vez consecutiva esta temporada. Con el 1-1 de ayer todo queda abierto para la vuelta en el Calderón. Diego y Neymar fueron los goleadores.

Barcelona y Atlético de Madrid empataron a uno en un duelo de máxima igualdad e intensidad. Anoche quedó demostrado que lo de Atleti no es flor de un día. Ni de semanas, ni de meses. La gesta de los del 'Cholo' va para largo y da síntomas de ir mejorando por el camino. Si consigue mantener la plantilla que tiene, seguirá aspirando a todo el próximo año. En el presente, son favoritos a conquistar el título de Liga y, por qué no, a soñar con la Champions. Un sueño que no es tan inverosímil si nos atenemos a la efectividad del Atlético, como ya demostró ante el Milán, en las eliminatorias a doble partido. El resultado de ayer en el feudo blaugrana pone a los rojiblancos con ventaja para la vuelta en el Calderón. El golazo de Diego, probablemente el mejor hasta la fecha en la Champions, puede valer su peso en oro por el valor doble de los goles fuera de casa. Y es que si algo han demostrado tanto culés como colchoneros, es que entre ellos existe una igualdad absoluta.

Más noticias sobre ChampionsAtlético de Madrid-Milan: el vídeo de los goles de Diego Costa

Es el cuarto empate consecutivo en lo que va de temporada. Dos estilos distintos pero igualmente válidos. Los de Simeone se caracterizan por la intensidad, la agresividad y la pasión. Los azulgranas son toque, precisión y elegancia. Desde la prensa se aplaude y vitorea la forma de jugar de los rojiblancos. Algo lógico y normal. Lo que quizá no sea tan normal es que esa misma vara de medir no valiera para el Real Madrid de José Mourinho. El juego duro de los colchoneros es agresividad, lo de los merengues era violencia. Si el 'Cholo' decide juntar las líneas y situar el equipo unos metros más atrás es un genio, si lo hacía el portugués con los blancos era un cobarde que deshonraba el escudo. Si Simeone grita y gesticula lo hace para motivar a sus jugadores y alentar a sus aficionados, si lo hacía Mou crispaba el ambiente. Pero el partido de ayer fue demasiado importante como para darle cabida a las malas artes periodísticas de algunos medios de comunicación.

El duelo de anoche comenzó con un arreón del Atlético de Madrid. David Villa tuvo la primera gran ocasión del partido pero la marró. El asturiano ya no es el mismo desde aquella fractura de tibia en el Mundial de Clubes con el F.C. Barcelona. Es un jugador sin chispa ni frescura en los movimientos. Tras esta oportunidad del 'Guaje', el frenético arranque del Atleti se fue diluyendo y los azulgranas comenzaban a controlar el partido. Sin embargo, fue un dominio insulso ya que apenas llegaban al arco de Courtois. Las veces que lo hicieron, el belga estuvo pletórico y sacó de manera espectacular dos balones a Messi e Iniesta. El manchego dio anoche una exhibición de fútbol sobre el césped del Nou Camp. Ofreció al espectador un recital de pases, regates y controles excelsos. De una acción suya nació el gol del empate de Neymar. Antes había abierto el marcador otro brasileño, Diego Ribas. El ex del Werder Bremen marcó un auténtico golazo. Agarró el balón en tres cuartos de cancha y soltó un zurriagazo que se coló por la escuadra de Pinto. Los dos tantos del partido los hicieron dos actores secundarios. Los principales no aparecieron esta vez. Diego Costa se lesionó a los veinte minutos de juego. Leo Messi, protagonista del spot 'Nadie Gana', no tuvo su mejor noche. La vuelta de los cuartos de final de la Champions se disputa la semana que viene y se presenta más apasionante que nunca. ¿Fue justo el empate?