Corrupción: la infanta Cristina continúa imputada por delito fiscal

Escrito por

La Audiencia de Palma mantiene la imputación de la infanta Cristina por dos delitos fiscales pero no por blanqueo de capitales. La hermana del Rey podría beneficiarse de la doctrina Botín que la libraría de sentarse en el banquillo.

La Audiencia de Palma, que imputó en junio pasado a la infanta Cristina por un supuesto delito fiscal y de blanqueo de dinero, ha decidido hoy mantener su decisión. Continúa adelante el proceso por dos delitos fiscales y se retira la acusación de blanqueo de capitales. Doña Cristina se sentará en el banquillo junto a su esposo, Iñaki Urdangarín, salvo que se le aplique la doctrina Botín. Esta jurisprudencia, elaborada por el Tribunal Supremo, promulga que un imputado no será juzgado si sobre este recae solo una acusación popular. En este caso, ni fiscal ni Abogacía del Estado ni Hacienda acusan a la Infanta. Lo hace sólo la acusación popular Manos Limpias. Así pues, la decisión final de aplicar o no la doctrina queda en manos del juez Castro.

La de hoy era una jornada decisiva para la Infanta Cristina y la Casa Real en el interminable caso Nóos, que lleva más de tres años de instrucción. La Audiencia de Palma debía decidir si finalmente juzgaba a Cristina de Borbón por delitos fiscales y de blanqueo de capitales entre los años 2007 y 2008. El ministerio público consideraba que la hermana de Felipe VI se benefició del dinero que su esposo, Iñaki Urdangarín, habría malversado y desviado a las arcas de la sociedad familiar Aizoon. Se trata de la empresa de la que ambos eran propietarios a medias, y que en cinco años acumuló más de un millón de euros, adquiridos de una manera supuestamente fraudulenta.

El juez cree los Duques de Palma destinaron 700.000 euros de las cuentas de Aizoon para realizar reformas en su casa del barrio barcelonés de Pedralbes. La sociedad sirvió, presuntamente, de tapadera con el único objetivo de blanquear fondos que recibía del Instituto Nóos, el cual presidía Urdangarín. La primera imputación de la Infanta Cristina llegó en abril de 2013, el hecho causó un gran revuelo y tan solo un mes después, el 7 de mayo, fue ‘desimputada’. Aunque quedó libre de la acusación de tráfico de influencias, se abrió la puerta a los delitos fiscales y de blanqueo, y por estos fue imputada de nuevo por el juez Castro el 7 de enero 2014. Un mes después se producía la esperada imagen de doña Cristina entrando a los juzgados de Palma a prestar declaración. En ella solo utilizó respuestas evasivas y afirmó no saber nada de los negocios de su marido. Pese a que solo se permitió grabar el interrogatorio en audio para evitar filtraciones, alguien consiguió filmar un vídeo donde se podía ver a la infanta Cristina contestando a las preguntas del juez. ¿Qué te parece la decisión de la Audiencia de Palma?