Dave Grohl y sus Foo Fighters, un Juego de Tronos en Orgasmos Musicales

Escrito por

Él y solo él podría sentarse en el ‘trono de guitarras’. El carismático líder de Foo Fighters es mucho más que un simple exbatería de banda mítica de grunge. ¡A sus pies, Mr. Grohl ! (por mucho que no estén al 100%)

Corrían los noventa cuando, tras una década de virtuosismo heavy, hard rock y metal que arrasó en el mundo entero –véase las bandas sonoras de películas épicas como Karate Kid o Rocky - , aparecieron tres chavales en Seattle que cambiarían la forma de entender la música. Del barroquismo guitarrero pasaron a la imperfección sucia de unas guitarras rozando lo desafinado (en directo), con un gusto tremendo para su mal ejecución, con melodías simples, directas, y acompañando canciones de no más de 4 minutos. ¡El grunge había llegado, y con él Nirvana ! (o más bien al revés, ¿verdad ? ). Al mismo tiempo en el Reino Unido estaba a punto de empezar una lucha entre dos de los grupos que también marcaron esa época : Oasis y Blur (de los que hablamos la semana pasada en Orgasmos Musicales). Nadie podía pensar que tras la muerte de aquel joven de cabello dorado, un depresivo e inestable Kurt Cobain, aparecería su escudero rítmico para dar un golpe sobre la mesa del rock ¡Y vaya golpe !

¿Quién podría saber que después del vertiginoso éxito de Nirvana, aparecería el batería con una nueva banda, como cantante y guitarrista ? Además, el señor Grohl no quiso aprovecharse del tirón de la muerte de su colega. Creó su banda de la nada, compuso sus canciones, las lanzó, y ‘aprendió a volar’ el solito como un verdadero ‘héroe’. Claro que conociendo sus posibilidades se rodeó de lo mejorcito de cada casa. Aunque le costase un disgusto conseguir el batería (puesto que el primero que contrató no le gustó lo suficiente y rehízo todo su trabajo de estudio regrabándolo el mismo), finalmente consiguió a uno de los que ahora se ha convertido en su mayor aliado, Taylor Hawkins, batería por entonces de Alanis Morristette, hecho a imagen y semejanza del Dave de antaño con Nirvana. Para la guitarra echó mano de su anterior banda, reclutando al guitarrista de refuerzo del grupo encabezado por Kurt Kobain. ¡Toda una maquinaria lista para estremecer !

ENERGÍA, POTENCIA Y CALIDAD

¿Puede que ya no queden estrellas del rock and roll ? ¿Es probable que el dicho de que ‘el rock ha muerto’ sea algo cierto ? ¡Para nada ! Dave Grohl ya se encarga de recordarnos que el rock nunca morirá. Solo él es capaz de romperse una pierna en directo en pleno concierto en Suecia y desde el mismo foso agonizando de dolor prometer a su público que cuando volviera del hospital continuaría con el show. ¡Y volver y acabar el espectáculo, por supuesto ! (como podéis ver en los vídeos adjuntos sobre estas líneas) Pero eso no es todo. Tras recomendarle su médico un tiempo de descanso, Mr. Grohl se permite el lujo que los dioses del rock le han otorgado para sentarse en un trono, al puro estilo del de Juego de Tronos (donde en melty sentamos una vez a Darth Vader), pero hecho a su imagen y semejanza : ¡un trono de guitarras y luces para un mito del rock viviente !

UN ‘HEROE’, UN DIOS DEL ROCK EN SU TRONO

Nos hemos atrevido con líderes masivos como Chris Martin de Coldplay o el polifacético Jared Leto y su 30 seconds to Mars, grupos que nos producen Orgasmos Musicales casi indescriptibles. Pero con el líder de Foo Fighters no solo existe placer, también experimentamos ciertas cosas compartidas por millones de seguidores. Por un lado admiración por alguien con un talento inagotable y capaz de regalarnos un discazo, sorprendernos con una gira espectacular, o ofrecernos una serie a modo documental para conocer uno a uno los temas de su disco. ¡Solo él es capaz de reunir a grandes como Paul McCartney en el estudio de su casa para grabar una canción ! Por otro lado respeto. Estamos acostumbrados a mitificar y elevar a la categoría de Dios a personajes ya fallecidos. Únicamente citando al club de los 27, entre los que se encuentra su excompañero Kurt Cobain, así como Jim Morrison, Jimmy Hendrix, Janis Joplin o recientemente Amy Winehouse, podemos ver figuras que se han convertido en leyendas post-mortem. Por ello es de justicia reconocer a esta figura viva su aportación a la historia de la música y al rock moderno, y sin olvidar que formó parte de Nirvana, recordar que lleva a sus espaldas 21 años como frontman de Foo Fighters. Así que seamos sensatos y sigamos reconociendo la labor de todos aquellos que verdaderamente lo merecen ¡Larga vida a los Foo y a Mr. Grohl ! Y si eres de los que disfruta de las bandas y la música de verdad, no dudes en suscribirte a nuestra columna de opinión 'Orgasmos Musicales' ¿Qué opinas de Dave Grohl y sus Foo Fighters?