Deadpool 2: ¡Psylocke quiere coincidir con Masacre tras X-Men Apocalypse!

Escrito por

Parece que Psylocke y Deadpool podrían participar en X-Force y esto abriría las puertas a que Olivia Munn tenga presencia junto a Ryan Reynolds en la secuela de Deadpool.

Olivia Munn ha sido una de las actrices que más interés nos han suscitado en los últimos meses al convertirse en Psylocke dentro de X-Men Apocalypse. La bella actriz ha estado muy activa en redes sociales todo este tiempo mostrando lo encantada que estaba de convertirse en una de las villanas de X-Men y trabajar codo con codo con el Magneto de Michael Fassbender. Lo cierto es que una vez termina la película no nos queda claro cuál es el futuro de Psylocke ni si Olivia Munn tiene hueco dentro del universo cinematográfico de Fox. No vamos a mentir, nos encantaría que siguiera. El siguiente proyecto de la saga es X-Force, cuyo guión ya está siendo desarrollado con Simon Kinberg a la cabeza, aunque todavía sin cineasta elegido. Veremos un primer crossover de Deadpool con los muntantes de X-Men y Munn se mostró entusiasmada con la idea de compartir rodaje con Ryan Reynolds y que Psylocke y Deadpool coincidan en la gran pantalla.

“Sería algo fantástico. Lo que Ryan hizo en Deadpool fue genial y estoy muy contenta por él. Sin duda, sería maravilloso ver a Deadpool y otros personajes de X-Men reunidos en una película de X-Force. Creo que es lo que todo el mundo quiere, que estén todos juntos ¿no?”, explicaba Olivia Munn en una entrevista con USA Today. De estas palabras se intuye que la actriz estaría encantada de formar parte también de la segunda entrega de Deadpool, cuya producción ya está en marcha. En Deadpool 2 podremos ver a Cable, aún sin actor confirmado y desearíamos ver a Lobezno interpretado de nuevo por Hugh Jackman. Volviendo a Munn, ella misma rodó una de las escenas más reproducidas en los póster y tráiler de X-Men Apocalypse, cuando Psylocke da una voltereta en el aire y corta un coche con su espada. Contó cómo fue el rodaje de la secuencia: “Tenía que llegar arriba de la plataforma y saltar, hacer la voltereta y aterrizar en el sitio correcto para no molestar al cámara. Tuvimos 30 minutos. Daba miedo pero fue una satisfacción tremenda terminarlo”.

Fuente : USA Today