Día de la Madre: 5 regalos de última hora que no debes hacer

Escrito por

El Día de la Madre llega en apenas dos días, y con su buena fe y sus previsores cálculos de ventas, las tiendas se llenan de objetos prácticos pero poco oportunos con los que pretenden que sorprendamos a nuestra progenitora. En melty.es te mostramos 5 regalos que deberías evitar hacer.

Ya os lo dijimos en melty.es, el Día de la Madre se acerca, y ella se merece que al menos en este día del año abras tu cartera y tengas un bonito detalle con ella. Después de todo, seguro que fue ella la que te enseñó hacer la lazada de los zapatos, y la que te obligaba a merendar aquel plato de lentejas que no tuviste valor de afrontar durante el almuerzo, pero ahora, a cambio de eso, eres el que mejor come de la empresa. Con la llegada de este día, las tiendas dedicadas a la producción de regalos originales sobreexplotan su imaginación y crean artículos muy sorprendentes pero a la vez peligrosos. Porque muchos de sus productos son concebidos a partir de determinados mitos sociales que rodean a la figura de la madre.

Más noticias sobre Día de la MadreDía de la madre: 5 regalos baratos para hacer en casa

Y sí, las madres tienen el trabajo más duro de todos, un puesto que dura 24h los 365 días del año, en el que se ocupan de absolutamente todo. Pero, ¿por qué seguir cayendo en el regalo para las tareas del hogar, o para el cuidado de su vejez ? Piénsalo, los regalos acompañados de indirectas tampoco te harían especial ilusión a ti. En este artículo dedicado a la mujer de la casa, a la persona que te ha insistido tantas veces en que "debes abrigarte, que hace frío" y la que te ha preguntado "si has comido bien" cuando has salido de casa, te recomendamos cinco regalos que algunas tiendas han añadido en su sección dedicada al Día de la Madre, y que, deberías ahorrar a toda costa por mucho que se te haya echado el tiempo encima.

  • DELANTAL AL ESTILO CASA DE LA PRADERA

¡Prohibido ! Sí, las florecillas son bonitas y nadie niega su carácter práctico y diseño exclusivo, pero no es la ocasión para un regalo que manda la indirecta de que debe seguir cocinando. ¿Por qué no preparas la mejor de las recetas y sorprendes por un día a la cocinilla de la casa ? Sí, quizás no te salgan las croquetas como a ella, pero "la intención es lo que cuenta" y seguro que la sonrisilla le saldrá al ver tus esfuerzos en la cocina.

  • ESPEJO DE AUMENTO (¿DE ARRUGAS ? )

Como el anterior, se trata de un objeto muy práctico, pero poco apropiado. La indirecta de "cada vez, ves menos" no es muy acertada en esta ocasión. Útil el que más, pero este espejo aumentador de tamaño puede esperar para otra ocasión, ¿no te parece ?

  • SACO DE BOXEO PARA LA ROPA SUCIA

¿Cuántas veces has oído… "queda algo más en el cesto de la ropa sucia" ? Y después de aquella pregunta, y de haber tendido la ropa recién salida de la lavadora, aparecía algo que se había quedado atrás mientras 'mamá' se desquiciaba. Un clásico. Coincidiendo con los anteriores, la utilidad y el diseño de este objeto es incuestionable, pero el mito social de que "mamá es quien hace la colada" puede ir dejando de pasar de generación en generación. Venga, enfréntate a esos miles de botones y esas ruedas de grados y centrifugados, y proponle una semana de colada a tu cargo, en lugar de regalarle este peculiar cesto-saco de boxeo.

  • UNA LECTURA… ¿ORIGINAL ?

Atención, ¡peligro ! Con este libro, sí, y por favor, no te atrevas a hacerlo. ¿Un libro para…ir al baño en el trabajo ? Las risas seguro que las tienes aseguradas, pero porque probablemente no se atreva a llorar delante de ti. No cabe duda de que se trata de un libro curioso, pero en fin, es el Día de la Madre, y probablemente ella prefiera un detalle menos "cantoso" y sí más cariñoso.

  • VALE POR UN GIMNASIO

Los vales son un regalo muy recurrente, y más en estas fechas, que vamos a contrarreloj. Pero cuidado, que la operación bikini no os mal influya y os haga caer en la tentación de regalarle un 'Vale por un gimnasio'. Sí, crees que le hace falta perder algunos kilitos para la temporada de playa, y se lo quieres decir sutilmente. Pero cuidado, no con un gimnasio. Regálale una bonita ruta de senderismo, un día en la montaña juntos, o una clase de baile para ir con ella, pero ahórrate el bono de sudada con picardía.

Al fin y al cabo, el Día de la Madre es una ocasión especial en la que en realidad, lo que importa es que le recuerdes que sigues necesitando contar con ella, y que al final, todos esos consejos que renegabas en un principio, forman parte de tu día a día ahora. Y a ti, ¿cual te parece el peor?