Dragon Ball Super 1x13: ¡¿Es que esto no se va a terminar nunca?!

Escrito por

Una vez más, el nuevo episodio de Dragon Ball Super se ha limitado a mostrarnos un intercambio de golpes entre Goku y Bills. Cansino, repetitivo, aunque bien animado y dibujado.

Aquellos veteranos aficionados al excelente anime Dragon Ball recordarán aún con miedo, nerviosismo e impotencia la infinita ristra de episodios que necesitó TOEI Animation para narrar el primer combate entre Goku y Freezer en Namek. Después de tomar nota y de nunca más repetir un combate tan largo, parece que el estudio de animación vuelve a las andadas. Sin ser tan largo como aquel enfrentamiento, el combate entre Goku y Bills ya dura demasiado. Esto estaría bien si sucediesen cosas sustanciales en cada episodio, contrariamente a lo que vimos el pasado domingo, donde los 20 minutos de capítulo se limitaron a contarnos nada. A continuación en melty te resumimos lo mejor de episodio 13 de Dragon Ball Super, donde se ha estrenado el nuevo ending. Porque hubo cosas buenas, aunque no lo parezca.

Dragon Ball Super 1x13: ¡¿Es que esto no se va a terminar nunca?!

Según apunta la web especializada en el anime, Dragon Ball Dream, el capítulo del pasado domingo tuvo una calidad excepcional en el aspecto técnico: "El episodio 13 de Dragon Ball Super, con Sato Masanori en la dirección, se ha consagrado como el episodio mejor animado y dibujado de la serie hasta la fecha. Incluso se ha mantenido un especial cuidado en planos lejanos, respetando las proporciones y acabados faciales con mucha nota" Y en melty no podemos estar más de acuerdo. De hecho, ha sido la primera vez que no vemos ningún dibujo pobre de aquellos típicos que hemos estado viendo hasta ahora cuando la cámara se alejaba de los personajes. Pero hasta aquí las buenas noticias.

Lo cierto es que el combate entre Goku y Bills se ha vuelto cansino y repetitivo: ¿cuántas veces hemos oído ya a los dos contendientes decir que "ahora empieza el combate de verdad"? ¿Cuántas veces han dicho estar en disposición de alcanzar su máximo poder de energía y, acto seguido, continuar haciendo el payaso sin tomarse la lucha en serio? Se hacen algo vergonzosos los repetidos momentos en los que ambos se ponen a gritar como locos para reunir más poder. Lo único relevante del 13º episodio de Dragon Ball Super ha sido comprobar cómo la transformación en Super Saiyan Dios ha desaparecido en Goku y, no obstante, ésta ha logrado interiorizar su energía, haciendo que su nivel de poder en fase Super Saiyan sea mucho más elevado que hace unos cuantos episodios. Veremos en qué queda todo esto. ¿Qué te ha parecido el 13º episodio de Dragon Ball Super?