Dylan Penn: el topless criminal de la gran fantasía de Robert Pattinson

Escrito por

Pillan a Dylan Penn, hija Sean Penn y Robin Wright, en un topless robado que alimentaría las fantasías de Robert Pattinson, el actor de Crepúsculo con el que se le vinculó sentimentalmente durante años.

Si hace un año Kristen Stewart y Dylan Penn criticaban a la novia de Robert Pattinson posiblemente se debía a que la protagonista de Crepúsculo y la hija de Sean Penn no habían olvidado del todo al británico. Su romance con Stewart fue todo un espectáculo público mientras que su historia con la modelo norteamericana ha sido más bien un secreto a voces que nunca se ha llegado a confirmar. La belleza de la hija de Robin Wright es indudable, por lo que no nos extrañaría que Pattinson cayera ante los encantos de la californiana, sobre todo teniendo en cuenta lo bien que le sienta posar en la playa a esta chica de 24 años.

Dylan Penn: el topless criminal de la gran fantasía de Robert Pattinson

A día de hoy todavía se especula con que si Robert Pattinson y Dylan Penn estuvieron juntos o no, pero la hija de Sean Penn no necesita salir con una popular estrella de Hollywood para ocupar los titulares de los medios más sensacionalistas. Su carrera como modelo y actriz, así como la fama que han ido cosechando sus padres divorciados, ha propiciado que esta joven rubia norteamericana esté en el foco de las cámaras constantemente. El último retrato robado ha generado mucha controversia, ya que no está claro si los paparazzi han infringido las normas de privacidad con su última sesión de fotos de la californiana en topless.

No es fácil determinar si estos retratos robados entran dentro de la legalidad, ya que, a pesar de que Dylan Penn se encuentra en un balcón privado, las fotos están tomadas desde un espacio público. Del mismo modo, también se discute sobre la posibilidad de que este topless no tenga nada de casual y que haya sido la modelo la que haya pagado al fotógrafo para que realice unas fotos de ella sin la parte superior del bikini y repartirse el pastel cuando las imágenes se vendan a la prensa amarillista. Sea de una forma u otra, a nosotros nos llama la atención cómo la barandilla tapa de forma tan acertada las partes más íntimas de sus pechos. ¿Crees que fue algo casual?