Educación: la ley Wert en 5 pasos

Escrito por

La LOMCE, que tanta polémica ha suscitado desde el anuncio de su proyecto, se está debatiendo este jueves en el Congreso con Wert como máximo baluarte. En melty queremos explicarte en qué consiste esta nueva ley de educación en 5 sencillos puntos.

La polémica Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) se vota hoy en el Congreso de los diputados. El ministro de Educación José Ignacio Wert defiende que esta nueva reforma de la ley de educación, la séptima de nuestra democracia, se crea para paliar las crecientes cifras de abandono escolar situadas cerca del 25% en nuestro país y que doblan la media europea (12,8), según un estudio de Eurostat. En 2005 esta cifra ascendió hasta un 30%, lo que movió al antiguo gobierno socialista a la creación de la LOE, en 2006, actualmente en vigor. ¿Pero por qué una reforma de la ley de educación suscita tanta polémica ? Ya se cuentan alrededor de 6.700 millones de euros menos invertidos en educación desde el año 2010 como te contamos en melty. Las manifestaciones contra las políticas económicas de recortes y contra la inminente nueva ‘Ley Wert’ se han multiplicado en los últimos dos años (como ejemplo, la Marea Verde, formada por padres, profesores y estudiantes), a pesar de que para el propio Wert “el nivel de discrepancia en España se puede considerar una fiesta de cumpleaños” como dijo el pasado 12 de septiembre en Los Desayunos de TVE.

El ministro ya ha tenido que hacer frente a varios desplantes en público por parte de los estudiantes, como los que se negaron a estrecharle la mano en la ceremonia de entrega de los premios a los mejores estudiantes universitarios. No sin olvidar la polémica desatada en torno a las becas y la nota mínima para acceder a las mismas, así como las becas Erasmus, que vieron peligrar su existencia. Este clima de crispación se intensifica ante la posibilidad de una masificación de las aulas, un aumento de las horas de clase, la disminución de sustituciones de docentes y los continuos despidos, que generaron huelgas de estudiantes y personal docente como la de los profesores en Mallorca, iniciada el 16 de septiembre y suspendida hasta hace menos de una semana a la espera de una decisión conjunta del resto de las Islas Baleares. Pero la LOMCE trae consigo más disconformidades para con los padres, los profesores y los estudiantes, quienes ven mermados sus derechos a una educación pública ‘para todos’. En melty queremos ayudarte a comprender los conceptos clave de esta nueva ley que tanto revuelo está causando.

1. Segregación de las aulas
  • Elección de asignaturas enfocadas a Bachillerato o a un grado de FP
  • Creación de una FP básica accesible en 3º de ESO o incluso antes en caso de ser repetidor

El proyecto de ley comienza con una descripción de la razón de ser de la educación, los alumnos : “El aprendizaje en la escuela debe ir dirigido a formar personas autónomas, críticas, con pensamiento propio”, reza la primera parte del texto a modo de exposición de motivos. Si continuamos leyendo encontramos que estas personas autónomas y críticas no son todas iguales : “Todos los estudiantes poseen talento, pero la naturaleza de este talento difiere entre ellos”, esta diferenciación entre estudiantes ha sido una de las grandes polémicas de esta ley, que propone una serie de itinerarios desde edades muy tempranas.

Más concretamente, la LOMCE propone que un alumno de 14 años y que cursa 3º de la ESO ya pueda comenzar a elegir ciertas asignaturas más enfocadas hacia Bachillerato o bien a un grado de Formación Profesional. Pero este no es el único caso en que los alumnos empezarán a definir su futuro como estudiante, ya que un alumno que haya repetido un mínimo de dos veces podrá acceder, ya en 2º de la ESO, a una FP Básica a la que normalmente se tiene acceso en el curso siguiente. Esta FP Básica es un camino alternativo de dos años a la ESO, por el que el alumno aprende un oficio y obtiene un certificado del Ministerio de Trabajo, con la posibilidad de acceder de forma directa a un FP de grado medio. En caso de aprobar, el alumno podrá presentarse a la reválida para seguir estudiando después de la ESO.

2. Reaparición de las reválidas
  • Exámenes determinantes al finalizar la ESO y Bachillerato
  • Prueba en mitad de Primaria para evaluar el nivel del alumno

Las reválidas son exámenes externos al final de cada etapa educativa que en caso de no ser aprobados impedirán al alumno obtener su certificado escolar y continuar estudiando. Ya existían en tiempos del franquismo y es por esto que muchos opinan que es una “marcha atrás” a los sesenta. En el caso de la LOMCE, se propone un examen al final de Primaria, que no será determinante para seguir estudiando como ocurre con las reválidas a final de ESO y Bachiller, supervisados por el Ministerio y que deberán ser aprobadas en caso de que el alumno quiera continuar su formación. Si un alumno de bachiller no supera la reválida en 2º, podrá acceder directamente a un FP Superior pero no a la universidad. Además, las universidades tendrán la libertad de decidir una prueba diferenciada para acceder a cada carrera.

Aunque la prueba de Primaria no sea determinante (y a pesar de que en un primer momento sí iba a serlo), durante esta primera etapa educativa los alumnos de 3º (de ocho años) deberán hacer una prueba a modo de orientación tanto para el alumno como para los padres y el centro educativo, con el control de las comunidades autónomas. Wert defiende estos exámenes como la manera en que se miden “los objetivos que han de cumplirse al final de cada ciclo y etapa” y que “garantiza al alumno, a su familia y a la sociedad un nivel de conocimiento adecuado”.

3. Educación diferenciada
  • Aumento de la competitividad entre centros escolares
  • Autonomía de los mismos para orientarse hacia una oferta de Bachiller o Formación Profesional

Otro de los contras que muchos expertos ven a esta ley es la posible clasificación de los centros escolares, dependiendo de los resultados obtenidos por parte de los alumnos y los porcentajes de éxito en las reválidas. En el texto se habla de que el escaso número de alumnos en FP “incide inevitablemente en la empleabilidad y en la competitividad de nuestra economía”, y de hecho se ha criticado que en la ley aparezcan de forma repetida palabras como “competitividad”, que invitan a pensar en la creación de un “mercado” de centros escolares. Asimismo, según esta nueva reforma, se permite la subvención de centros privados segregados por razón de sexo, pudiendo obtener la condición de concertados.

La ley promueve la “autonomía” de los centros escolares, por la que éstos podrán orientarse más hacia una oferta de Bachillerato o de Formación Profesional e incluso dejando la decisión de que hasta un 20% de la nota cuente para acceder a Bachillerato. Pero muchos ven en esta ley una falsa promesa : “Servirá para que centros privados puedan seleccionar aún más al alumnado y vender su proyecto educativo”, denuncian desde la Confederación Sindical de trabajadoras y trabajadores de la enseñanza (Intersindical-STES), que convoca junto a otros cuatro organismos una huelga general educativa el próximo 24 de octubre.

4. El currículo escolar y las asignaturas ’de especialidad’: los idiomas autonómicos y la religión
  • Diferenciación entre asignaturas Troncales, Específicas o de Especialidad
  • Los idiomas autonómicos serán asignaturas obligatorias pero relegadas a la categoría 'de Especialidad'
  • Desaparece La Educación para la Ciudadanía pero surgen dos materias optativas a Religión

Se realiza una diferencia entre las asignaturas ‘Troncales’, ‘Específicas’ y ‘de Especialidad’. En el caso de las primeras (como Lengua Castellana, Matemáticas o Idioma extranjero, que ocuparán al menos la mitad del horario), será el Gobierno central quien decidirá sus contenidos, mientras que las ‘Específicas’ dependerán de las autonomías. Finalmente, es en el tercer bloque donde encontramos al catalán, el euskera o el gallego, que son relegados a la categoría de asignaturas ‘de Especialidad’, ya que a pesar de ser consideradas Obligatorias, contarían con menos horas de impartición semanales y no contarían en las pruebas a nivel estatal.

“Nuestro interés es españolizar a los niños catalanes”. Esta frase, pronunciada por el ministro de educación hace un año, fue el detonante de una de las grandes problemáticas que desata la LOMCE. Las voces críticas tachan a Wert de adoctrinador y de querer volver a políticas anteriores que atentaban contra la libre incursión de las lenguas autonómicas en el sector educativo, sin duda sus palabras sirvieron para incendiar todavía más el debate independentista.

Se ha hecho caso a dos de las demandas del obispado español y se elimina la asignatura Educación para la Ciudadanía creada con la LOE de 2006. También se vuelve a incluir una materia alternativa a la de Religión. Valores Culturales y Sociales en educación Primaria y Valores Éticos en Secundaria, ambas como asignaturas optativas, por lo que podrán ser cursadas al mismo tiempo que Religión.

5. Influencia directa de la Administración en la escuela pública
  • Los consejos escolares pasan a ser órganos consultivos
  • Peligro de imposición 'a dedo' para los cargos de la administración del centro

Hasta ahora, para decidir quiénes serán los aspirantes a nuevo director se contaba en gran medida con la opinión de los padres y los profesores, cuyo voto influía un 60%. Con la LOMCE, este porcentaje baja hasta menos de un 50%, por lo que el máximo temor de los contrarios a esta ley reside en que sea la Administración la que decida quién gestionará el centro educativo teniendo a los consejos escolares como órganos consultivos. Portales como ‘Yo Estudié en la Pública’ exigen que esta nueva ley no salga adelante, pues pone en riesgo la independencia pedagógica en los centros y la aísla a intereses individuales que pueden llegar a la contratación o despido de personal docente ‘a dedo’.

...Y ahora, ¿qué?

En estos momentos, el debate sigue en el Congreso con toda la oposición en contra de esta nueva ley tachándola de 'ideológica'. Todo parece apuntar a que el Partido Popular votará en favor a la ley valiéndose de su mayoría absoluta en el Congreso, a pesar de que el resto de partidos políticos se opongan. Esta es la primera fase que tendrá que pasar la ley, ya que si hoy resulta aprobada en el Congreso, deberá pasar por el Senado y volver al Parlamento para obtener una aprobación definitiva. ¿Qué opinas de esta nueva ley?