El Ministerio del Tiempo: capítulo 20, ¿volverá a cambiar el futuro de Amelia? (Review)

Escrito por

La joven le ha confesado a Julián que la historia de su vida ha cambiado y que el motivo es que se acostó con Pacino antes de que éste volviera a su tiempo. Analizamos el capítulo.

Tres historias de amor han podido cambiar en el capítulo 20 de 'El Ministerio del Tiempo', 'Hasta que el tiempo nos separe', ya que no solo ha sido el escenario del enlace de Natalia y Ortigosa. Un castillo del siglo XIII se convertía automáticamente en un salón de boda en el que habría de todo, incluso una representación teatral de la leyenda que, según la 'wedding planner', había tenido lugar allí. No sospechaban ni la mujer ni los funcionarios que todo era verdad y que muy pronto conocerían a Constanza, la doncella a la que su padre obligó a renunciar al amor de su vida para casarse con el señor del Castillo, un hombre inmensamente rico que más tarde sería pieza clave y un gran guerrero de la historia de España. La joven vio morir al pastor al que amaba a manos de su futuro marido, pero su 'sí quiero', lejos de ser tan feliz como el de Natalia y Ortigosa, firmaría para ella su sentencia de muerte.

Cuando Constanza estaba a punto de tirarse de la torre más alta del castillo en 'El Ministerio del Tiempo', Julián y Amelia impidieron que la joven se arrojara al vacío, cambiando así su historia para siempre. En lugar de verse obligada a soportar a un hombre a su lado al que detestaba, ha podido ingresar como novicia en la Tordesillas a la que de vez en cuando vuelve Angustias. En lo que respecta a Alonso y Elena, por otro lado, las cosas también han empezado a complicarse, y es que tanto ha visto la abogada durante la boda que ahora sabe que el funcionario de 'El Ministerio del Tiempo' no es el que siempre ha creído, sino que esconde más de un secreto. La relación de Julián y Amelia, por tanto, no es la única que va a pasar por momentos difíciles, y es que la joven sabe bien que si nunca tiene a su hija la nieta a la que conociera durante una de sus misiones nunca nacerá. ¿Olvidará Julián lo ocurrido con Pacino?