España escala tres puestos en el Índice de Percepción de la Corrupción

Escrito por

Hoy se hace público el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) 2014, que recoge una visión panorámica y clasificación de 175 países según su nivel de corrupción. España se encuentra en el puesto 37, subiendo tres puestos respecto al ejercicio anterior.

Hoy, 3 de diciembre de 2014, Transparencia Internacional ha presentado los resultados del Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) 2014, que recoge una visión panorámica y clasificación de 175 países según su nivel de corrupción. La lista se elabora se elabora a partir de las opiniones de expertos sobre la corrupción en el sector público. España ocupa este año el escalón número 37, habiendo (sorprendentemente) subido tres escalones con respecto a 2013. Esto no significa que haya “un cambio real” en lo que el estudio mide, sino que se debe a que "Brunei no ha sido evaluado" y a que Israel ha bajado hasta empatar con nuestro país. De hecho, solo hemos un conseguido un punto más que el año pasado, llegando a los 60 puntos en el ranking general. Por su parte el presidente de Transparencia Internacional España (TIE), Jesús Lizcano, ha destacado que la corrupción en España es "no es sistémica" y "se centra en el ámbito político con la complicidad de ciertas empresas".

El año pasado España descendió 10 puestos en este Índice (hasta el puesto 40 del ranking global). Además, si comparamos el resultado con Europa, su posición resulta más llamativa. Nos encontramos en el número 19 respecto a los 30 países incluidos en la lista. De hecho, el presidente del TIE ha debido reconocer que la situación del país a este respecto es “ciertamente mejorable", ya que "por cada país debajo de nosotros, hay dos por encima". Se observa en el mapa, que la redacción de melty.es te muestra sobre estas líneas, que Dinamarca y Nueva Zelanda o Australia se sitúan en las primeras posiciones del año que estamos a punto de despedir. Corea del Norte y Somalia ocupan el último lugar empatados a ocho puntos, seguidos de Afganistán, con 12 puntos.

De entre los aspectos más destacados del índice hemos querido hacer especial mención al siguiente precepto : “La opacidad empresarial y el lavado de dinero a escala mundial hacen aún más difícil la lucha contra la corrupción en las Economías emergentes”; y añadimos : “La corrupción es un problema en todas las Economías, y hace necesario que los principales centros financieros de la Unión Europea y EE.UU. actúen de forma coordinada con las Economías de rápido crecimiento para impedir que los corruptos alcancen sus objetivos". En teoría, los países que alcanzan las mejores puntuaciones cuentan con mecanismos de Gobierno abierto a través de los cuales los ciudadanos pueden exigir que sus líderes rindan cuentas. En el extremo opuesto encontramos naciones donde prevalece “el soborno, los actos de corrupción quedan impunes, y las instituciones públicas no dan respuesta a las necesidades de los ciudadanos”.