Francisco Granados: las dos cuentas en Suiza del ex consejero de Esperanza Aguirre

Escrito por

Francisco Granados, alcalde de Valdemoro durante cuatro años y consejero en la Comunidad de Madrid durante otros cuatro, poseía dos cuentas sin declarar en Suiza en las que almacenaba el dinero proveniente de las comisiones ilegales y las ganancias en Bolsa.

El lunes 27 de octubre de 2014 será recordado como el día en el que un terremoto sacudió la Comunidad de Madrid. Otra vez. Francisco Granados, el que fuera consejero de hasta tres carteras y secretario general del PP en la Comunidad desde 2004 hasta su destitución en 2011 fue detenido ayer por la Guardia Civil acusado de corrupción. La persona de quien fue mano derecha durante cuatro años, la ex presidenta Esperanza Aguirre, incluso salió en público con “un profundo sentimiento de vergüenza” a pedir perdón “por haber confiado en este señor”. Hoy en melty.es te contamos más detalles acerca de las dos cuentas que Francisco Granados, acusado de delitos de corrupción, mantenía en Suiza. Bien lejos de los ojos del fisco español.

Francisco Granados ya presentó su dimisión como senador en las Cortes el pasado febrero de este mismo año. ¿El motivo ? El descubrimiento de que el político de 50 años mantenía en Suiza una cuenta corriente secreta. Hoy sabemos que en realidad son dos (por ahora) las cuentas que mantuvo en Suiza para almacenar una fortuna de dinero sin declarar que asciende hasta el millón y medio de euros. Una cuenta estaba destinada a guardar sus ganancias en Bolsa y la otra tenía como fin la guardia y custodia de sus ingresos más opacos, aquellos provenientes del cobro de comisiones ilegales a cambio de la adjudicación de contratos que, en su mayoría, fueron negociados durante la etapa de Francisco Granados como alcalde de Valdemoro, de 1999 a 2003.

Uno de los responsables del caso señaló ayer a El Mundo que la operación (denominada Púnica), en la que se han detenido a 51 responsables políticos acusados de un fraude por valor de 250 millones de euros “demuestra que hay corrupción en el PP de ahora, no en el de antes, pese a que Rajoy dice que todo esto venía del pasado”. La mayoría del dinero desviado provendría de adjudicaciones irregulares que, tal y como se hacía en el Caso Gürtel, o bien eran troceadas para que la cuantía de la adjudicación no excediese el mínimo que obliga a realizar concurso público, o bien tenían los pliegues de las condiciones modificados y hechos a la carta para que solo la empresa interesada pudiese ejecutar la obra. Sería esa empresa la que luego le daría las gracias al político de turno, por debajo de la mesa y en forma de fajos. Un modus operandi similar, que no igual, al seguido en las artimañas de Oleguer Pujol y su familia, detenidos la semana pasada. ¿Crees que habrá más detenidos en la operación Púnica?