Hablando en serie: de 'Allí abajo', de 'Buscando el norte', del público y del pelotazo de Antena 3

Escrito por

Si por algo se caracteriza la audiencia es porque es soberana, está claro. La cuestión es que también la crítica empieza a correr el peligro de 'enfrentarse' demasiado a los consagrados...

Ni en sus mejores sueños podía imaginarse Antena 3 que la apuesta le iba a salir tan redonda, Hablando en serie. Solo nos queda por ver mañana si el estreno de la segunda temporada de 'Allí abajo' también los hace líderes, porque habría que rendirse ante su supremacía. Cierto es que con 'Bajo Sospecha' la cosa estaba casi hecha, máxime desde que supiéramos que Blanca Romero estaba fuera (será muy mona, pero actriz es mala con ganas). Con 'Casados a primera vista' no se rindieron, a pesar de que la primera edición terminó con discretos datos de audiencia, y les ha salido el tiro mejor que han querido. Este trimestre televisivo son los líderes del 'prime time'.

Lo único que por el momento nos chirría, por así decirlo, en 'Hablando en serie', es el estreno de 'Buscando el norte'. Dicen los 'entendidos' que no han acabado de conseguir la comedia, aunque algunos de los intérpretes logran salvarla. Eso sí, las audiencias les dan el podio absoluto con cerca de tres millones y medio de espectadores en Antena 3 y 700.000 más si contamos los canales temáticos. Podríamos augurar un gran éxito si no hubiéramos visto antes caer torres más altas. Si sonado fue el gran éxito del primer capítulo de 'Aquí Paz y Después Gloria', más retumbó la estrepitosa caída de la ficción de Telecinco en la que tuvimos dos Reines por el precio de uno.

Pero como en 'Hablando en serie' no queremos ser pájaros de mal agüero, vamos a proceder con cautela y esperar que hable la audiencia, que al final es la única soberana. Esperaremos con expectación la llegada del viernes y el regreso de 'Allí abajo', que también promete meterse al público en el bolsillo. Solo quedaría que Antena 3 confirmase que 'Vis a vis' se instala en la noche de los jueves para completar una programación que le está saliendo a pedir de boca. Hasta Bertín ha tenido que claudicar, y eso que le acompañaba uno de los guapos de moda: Mario Casas. ¿Alguien da más?