Hablando en serie: de aquel artículo que nunca quisimos escribir

Escrito por

Un final de temporada, de serie o de capítulo que te deja con un nudo en la garganta y casi sin poder hablar... a veces es más fácil escribir que decir 'hasta pronto'. Nunca teclearemos el 'adiós'.

Siempre hay series que se enquistan en nuestro adn de tal manera que su final se arraiga en nosotros casi infinitamente, por lo que, cuando vuelve, nos deja una sensación de nostalgia que se mezcla con recuerdos, sentimientos y vivencias, siempre haciéndonos pensar en algo que nos marcó. Estos días se reencuentran, precisamente, unos 'Compañeros' que a muchos nos hicieron llorar y reír, emocionarnos y soñar con esa 'complicidad' especial que solo unos pocos consiguen. ¿Hasta dónde no llega la casualidad de que fueran ellos, y no otros, los elegidos para vivir ese sueño que fue una experiencia inolvidable en todos los sentidos? Supongo que, con el tiempo, todos hemos fantaseado con vivir algo así, pertenecer a una especie de 'equipo' que, a pesar de las broncas, solo sea recordado por las risas, los buenos momentos, las sensaciones que nunca se olvidan.

Son algo único e indescriptible las carcajadas que provocan las ocurrencias de nuestras queridas 'celebs', aquellas que casi enseñan algo que llama nuestra atención alarmantemente. Como cuando Cristina Pedroche o Kim Kardashian posan desnudas y revolucionan la red, o cada vez que a Úrsula Corberó se le escapa una foto más subida de tono de la cuenta. Y es que ya sea a golpe de red social o por exigencias del guión, cada una de ellas consigue que, por un momento, nos olvidemos de las preocupaciones diarias y solo encontremos hueco para la risa. Ni siquiera los dramas diarios, de Cayetana y Teresa en 'Acacias 38', o de Blanca y Cristóbal en 'Seis Hermanas', logran privarnos de unos segundos de desconexión que los propios actores nos regalan entre bambalinas (como si lo que luego viéramos tuviera detrás la increíble red de un grupo de 'frikis' que se esfuerzan para que a ti te guste lo que resulta del juego).

El final de 'Juego de Tronos' nos hará vibrar tanto que, al tiempo que nos provoque todo tipo de sentimientos, dejará una sensación de vacío que tardará unos minutos en pasar. ¡Serán solo minutos! Sí, pero siempre es complicado despedirse de algo, aunque sea una serie, a la que te has acostumbrado tanto y que te regala momentos tan increíbles. Y es que si algo maravilloso hace la ficción de la HBO es dar a lugar a grupos de conversación, a llamadas para comentar el capítulo, incluso a largas tertulias (sin importar la hora del día que sea) para hablar de lo que pasará o de lo que debería haber pasado. Es la mejor prueba de que ha sido un trabajo bien hecho. Deben sentirse orgullosos, aunque sea triste pensar en que se acerca el final.

"Los grandes logros de cualquier persona generalmente dependen de muchas manos, corazones y mentes" Walt Disney