Hablando en serie: de un Fin de Año diferente pero de nuevo con la Pedroche

Escrito por

La parrilla afina la programación especial al mismo ritmo que algunos pelan langostinos, que otros pelan uvas y que muchos se preparan para 'pelar' esta noche lo que se pueda.

"El que no folla en Fin de Año, no folla en todo el año", me he levantado hoy con el refranero popular debajo del brazo y con una excelente columna de opinión que lleva ese título. Me ha encantado el análisis y he querido compartir con vosotros lo que para mí ha sido un resumen exquisito. El caso es que es 31, y he tenido suerte de que me toque cita hoy, porque sé de una que mañana le toca comerse el cordero buscando peripecias de famosos antes de que pase el día. Las hay con suerte...' Hablando en serie (y en serio), ella es una de mis doce razones para brindar hoy tras las Campanadas, porque el trabajo así es menos trabajo, es más un 'regalo', como acostumbra a decirme.

Luego hay otras pequeñas razones, esas que componen nuestra rutina diaria que, lejos de ser un reconstituyente, si son la vuelta de las vacaciones y una maravillosa costumbre que sin darnos cuenta nos encanta. 'Acacias 38' y 'Seis Hermanas' Hablando en serie, o ese café cuando ambas acaban se han convertido en mis placeres del día a día, los que marcan desde el lunes hasta el viernes. La tercera razón es mi alocada familia, esa que pensamos que es única, como ocurre en las series, de la que reímos cuando parece asombrosamente esperpéntica pero sin la que todo se hace mucho más complicado. Después de diez días con papá, con mamá, con mis hermanos y mis abuelas os mentiría si os dijese que el regreso a casa no se hace algo más complicado de la cuenta.

Las copas con los amigos, cuarta razón. En esa 'tardebuena' que tanto nos gusta celebrar en Sevilla, en las cenas de Navidad que se convierten en fines de semanas, en los reencuentros (tras días o tras años). Hemos llegado a la conclusión, mis amigos y yo, que estamos creciendo, que cada vez que nos juntamos es para recordar viejos tiempos. Si hay algo más maravilloso que tener un lugar al que siempre regresar, es tener a mucha gente que te quiere y que siempre te estará esperando. Esa es mi quinta razón, tener una casa familiar que siempre será 'mi casa', por mucho que la vida me lleve en una u otra dirección.

Reencuentros. #chinchin #devueltaacasaporNavidad #brindandoporBubu

Una foto publicada por Sara Carbonero (@saracarbonero) el

La sexta son las risas. ¿Qué haríamos sin motivos para reír? Ya sea por el último modelo de Cristina Pedroche, por una interpretación de Silvia Abril o por la nueva temporada de 'La que se avecina'. Risas entre amigos, con tu familia, siendo tú parte del chiste o solo uno más de los animadores. Cuando todo va mal, sonreír es la mejor virtud. Mi remanso de paz, razón séptima. Tener un hueco para ti, para tus sentimientos, para tu libertad, para tus miedos y tus sueños. La libertad es la séptima razón, porque por mucho tiempo que pase nunca hay que olvidar aquello por lo que tantos lucharon.

La octava razón es este 'Hablando en serie' que me permite hablar, sentir y expresarme tal y como me gusta, libre. Otro sueño hecho realidad que me permite brindar. ¿Vamos a por otro? No creo que haya mejor deseo que el de seguir soñando, seguir queriendo, seguir brillando, porque hasta cuando conseguimos una felicidad maravillosa que nos hace brillar solos, aún así queremos más. La décima, por otro lado, es la capacidad de poder afrontar una pérdida y seguir sonriendo, a pesar de todo, seguir adelante. La razón más bonita para brindar: por los que no están.

La undécima uva es para todos aquellos que están enamorados, incluso para los que no lo están y quieren estarlo. Brindar por encontrar al perfecto ocupante de tu corazón es maravilloso, lo dijo Cristina Pedroche y si en algo estoy de acuerdo con ella es en eso: cuando lo sabes, lo sabes. ¿Habéis escuchado 'La Promesa' de Melendi? Gustos musicales aparte, tiene mucho que decir en este terreno.

La última uva del año, el primer brindis del que viene, por otro lado, van a tener un sabor especial. Sabrán a precipicio, a nervios en la barriga, a deseos de que todo salga perfecto, de que el sol brille con fuerza pero sin pasarse. Esa uva va a ser 'la última de tantas y la primera de muchas', y estoy segura de que a nosotros nos va a saber de un modo muy especial.

Esperemos que este 2016 que entra la tele nos dé más de un respiro, nos sigan emocionando, enfadando, haciéndonos reír y llorar a partes iguales. Al final esta pequeña pantalla que tanto amamos ha conseguido que nuestras historias se conviertan en el mejor de los cuentos. Feliz Año Nuevo a todos.