Hablando en serie: del marido de Cristina Pedroche y de las novedades audiovisuales

Escrito por

El chef prepara reality, ella elige vestido para dar la campanada y Canal Sur sigue haciendo 'guasa' de la anécdota que quedará para la historia.

No solo Cristina Pedroche es una de las razones para sentarse frente a la tele en esta Navidad, Hablando en serie, también su marido se sube al carro de la audiencia y se somete a la crítica, aunque esta vez no gastronómica. Aunque por el momento solo hemos podido ver imágenes, el chef metido a artista también tiene ya vivienda de lujo, como la de Zapeando, aunque a mí me parece que han sido bastante comedidos. Yo creo que son dos de los pocos que aunque parecen en el aire tienen los pies bastante en la tierra. Y encima nos entretienen, ¿qué más les podemos pedir? Pues nada más que nos sigan encantando, como Anna Simón hace cada día.

Con los que, por desgracia, se nos queda el corazón en un puño es con los de 'B&b, de boca en boca', que no consiguen recuperarse del maltrato de la cadena. La larga espera a la que han sometido a los espectadores con la segunda temporada de la ficción la ha dañado de muerte, una pena para los que seguimos disfrutando de una historia bastante bien construida en la que Luisa Martín, entre otros, hace una labor encomiable. Por suerte brillará también en una segunda temporada de 'Bajo Sospecha' que estamos esperando como el agua de mayo, por decir algo y Hablando en serie.

Decepcionante, por ejemplo, ha sido el final de la temporada 8 de 'Águila Roja'. No han conseguido superar esa barrera que hace que todos sus capítulos resulten iguales: presentación, nudo y desenlace, salvo alguna cosa, como todo. Ni muerte, ni boda, ni nada, pero seguirán ahí, o eso parece, hasta que Televisión Española se harte, como Cuéntame, que con su temporada número 17 está llamada a convertirse en una de las ficciones más longevas de todos los tiempos. Eso sí, esta semana la noticia por antonomasia ha sido la que tenía a Rajoy por protagonista. Estaba claro, no le quitaba el minuto de gloria ni Cristina Pedroche con su piso del millón de euros.