Hablando en serie: el 'fin' de 'El Ministerio del Tiempo' y el regreso de Jon en Juego de Tronos (Game of Thrones)

Escrito por

Cuando la semana televisiva empieza en domingo cabe esperar dos cosas: que nos preparamos para una vorágine de revelaciones o que estamos ante el principio del final de una era... ¿Cuál elegimos?

Me resultaría tremendamente sencillo dedicar el 'Hablando en serie' de esta semana al espectacular triunfo de 'La Embajada', que parece ganar adeptos al mismo ritmo que buenas críticas. Es la cara de una cadena que ve precipitarse al vacío una de sus ficciones estrella, 'Vis a vis'. ¿Qué tendremos en este país que preferimos la 'cutrez' a la ficción de calidad? Como prueba están las declaraciones del creador de 'El Ministerio del Tiempo', ese espectáculo audiovisual, no apto para todos los públicos por su exquisita ironía que roza la inteligencia, del que al parecer piensan que ya ha sido demasiado. ¡Mucho están tardando los ministéricos en alzarse en armas! Yo siempre estuve muy en contra de esa creencia popular de valorar lo que es bueno o malo, porque luego llega 'El Príncipe' con cinco millones de espectadores y te quedas con una dobladura de cuello espectacular. 'El caso' (otra de esas series únicas donde las haya), que me voy del tema, es que la soberana audiencia está últimamente algo despistada, aunque hay algo en lo que casi todos coincidimos.

Me parece un poco absurdo poner eso de 'SPOILERS' a estas alturas de la película pero bueno, por si hay algún rezagado, que no me acusen de 'chivata'. El lunes por la mañana, a eso de las diez, yo ya tenía el capítulo de 'Juego de Tronos' más que visto y analizado, incluso había pensado ya en varios posibles artículos que me venían al pelo y que iban a ser bien recibidos por los lectores. Pocos conozco yo que no se hayan dejado llevar por ese espléndido universo creado por George R. R. Martín y que no estuvieran esperando el momento cumbre de la madrugada del lunes, ese segundo en el que Jon Nieve abrió los ojos. 'Hablando en serie', ¡qué maravilla de secuencia! Era el broche de oro a una entrega repleta de sorpresas, de momentos inesperados, de tramas únicas... Un cerebro sin igual el que es capaz de dar vida a unos personajes cuya trama es tan fácil de hacer brillar, una maravilla de esas que no nacen todos los días.

A veces me pregunto cómo puedo amar tanto la ficción en la gran mayoría de las formas que adopta, luego disfruto de joyas como la sexta temporada de 'Juego de Tronos' y lo comprendo a la perfección.