Hablando en serie: la falta de vergüenza de Sálvame o Gran Hermano VIP empieza a ofender

Escrito por

Quiero decir, en mi defensa, que yo no soy de las que critica nada (ni a nadie) por sus gustos o preferencias, pero eso no quita que determinadas acciones (y opciones) no molesten.

Siempre me ha hecho bastante gracia la forma que tienen Jorge Javier Vázquez y compañía de reivindicar su 'derecho' a emitir sus programas (que está claro que alguien ve), pero eso no quita que los espectadores a veces nos tapemos la cara con las manos al presenciar un espectáculo digno de provocar vergüenza ajena. Podemos llegar a entender que ver a los descendientes de Paco Porras o Yola Berrocal tenga cierta gracia en la sobremesa, pero incluso un bochorno de tales magnitudes tiene un límite. La entrevista a la madre de Chabelita es de lo más lamentable que he visto por televisión (ni os cuento que vaya a participar en un reality).

Hablando en serie: la falta de vergüenza de Sálvame o Gran Hermano VIP empieza a ofender

Os contaba hace unos meses en Hablando en Serie que todos tenemos un grado (más o menos alto) en el que podemos 'vendernos'. Es licito. Sobre todo porque la comida para mí es de primera necesidad, supongo que para todos. El problema es que una mujer sin oficio ni beneficio vaya a ver tantos billetes juntos como el resto de los mortales no podremos acumular el resto de nuestra vida. Y la culpa no es de ella, de ninguno de ellos, de hecho, sino de aquellos que piensan que sacar dinero lo justifica todo, cualquier cosa, hasta convertir a una persona en mono de feria.

Hemos entrado en una dinámica lamentable en la que las reglas no son reglas, las leyes cada uno las interpreta cuándo y cómo les viene en gana, pero no todos podemos hablar. Algunos, por ley, Hablando en serie, o en serio, solo tenemos derecho a callarnos. Es llamativo, cuanto menos, que se le pueda pagar una inconmensurable fortuna a quien se desnuda de alma, o de cuerpo, y vende sus miserias al mejor postor. Me pregunto cuánto tiempo y esfuerzo les costó encontrar a la madre biológica de Chabelita. Supongo que va a merecer la pena.