Hablando en serie: la pasión de los personajes traspasa la pantalla

Escrito por

Los actores han puesto toda la carne en el asador esta temporada, desde Megan Montaner hasta Verónica Sánchez, pasando por Hiba Abouk y María León. De la más modosita a la más descarada, todas traen de cabeza a sus ¿galanes ?

La semana pasada ya comentamos en 'Hablando en serie' que la segunda temporada de 'Sin Identidad' estaba cayendo en picado y parece que lo quieren resolver a golpe de calentón, pero no el nuestro, por supuesto, cada uno que se avíe como quiera (o como pueda). Ni Pablo ni María, ni Bruno, ni Amparo parecen tener necesidad de recurrir a eso de que 'en tiempo de guerra...', no. A ellos les va la cosa 'fetén', sino que se lo pregunten a los más de dos millones de espectadores a los que ayer les echaron chispas los ojos al ver a María y a Pablo 'estrenando' su nueva casa, aunque al final la cosa no fue nada del otro mundo. Mucho más 'emocionante' es el sí pero no de Amparo y Álex, ¿es lo que tiene la erótica, no ? Cuanto menos...más.

Es justo lo contrario que le pasa a la Pedroche, que cuánto más se pone en la palestra más sensualidad pierde (si es que alguna vez tuvo algo de eso y no fue puro escaparate). La niña ha salido poco vergonzosa y eso para muchos es una virtud, pero a otros les cansa (demasiada verdad para tanta fantasía). La que también cansa, pero menos, es Hiba, que ha entendido a la perfección lo de la erótica y todo eso. Seguimos esperando el desnudo integral que prometió y que ya mencionamos en 'Hablando en Serie' por novedoso, porque aquí, mucha teta pero poco más. Ni en 'Vis a vis' les da por mostrarse mucho de arriba a abajo, y eso que le han cogido el gusto al tema. No me extrañaría que nos sorprendieran con una escena de esas que te cambian el ritmo de la respiración, vamos.

Por otro lado, esta semana hemos asistido al estreno de 'Anclados', y lo menciono porque de sabios es rectificar. El argumento es absurdo y las tramas no tienen ningún sentido, pero de ridículo que es tiene su gracia. Se ha ganado que le dé un par de oportunidades, a la ficción y a Úrsula, que esta pletórica. Como se nota el amor en la sonrisa, en la felicidad, en el brillo en los ojos y en el cutis, vamos, el amor...y las alegrías para el cuerpo que le recordaban ayer a Luisa las mujeres de la Fundación Vergel en 'Sin Identidad'. Además, con todos mis respetos, no es lo mismo Jordi Rebellón que Andrés Velencoso. Francisco siempre ha sido el bueno de la película...y algunas se tiran más por la rama de Lucas o del 'duque : barbita de tres días, sonrisas descaradas y las miradas que te ponen la piel de gallina. ¿O me equivoco?