Hablando en serie: Velvet, Rabia, Mar de Plástico...todo llega, hasta el mareo

Escrito por

Las cadenas no son las únicas capaces de hacer encaje de bolillos para adecuar el contenido al 'prime time', pues la elección entre una y otra oferta para los espectadores no es tarea fácil.

Después de la licencia que nos tomamos en 'Hablando en serie' la semana pasada para felicitar a la histórica selección de baloncesto, retomamos la crítica a la pariila, aunque con cierta resaca catalana todavía (lo de estar 'hasta en la sopa', a veces, es más que literal). El 'boom' de septiembre ha llegado, incluso más cargado de lo que esperábamos y los 'vientos de octubre' prometen continuar en esta tónica. ¡Menudo mareo! Aquí somos de los que no nos gusta perdernos detalle de lo que se cuece en la pequeña pantalla, la verdad, pero a veces dos ojos y 24 horas no son suficientes...¡Tú me dirás!

Contábamos en 'Hablando en serie' lo de la ficción de Paula Echevarría, esa 'it girl', mujer de y creadora de fragancias (como el champú), pero sin perder detalle a que 'Velvet' le ha pasado por encima, literalmente, a la longeva 'Águila Roja'. Cierto es que no es tarea sencilla competir con Antena 3 ni con sus famosos protagonistas, pero el tema da para mucho más. Justo la semana pasada hablaba una lectora de melty de lo mal planificada que está la emisión de programas. ¿No entienden que no puedo ver dos series al mismo tiempo? "Como me canse no veo ninguna", sentenciaba la disgustada espectadora.

El problema de esta guerra 'absurda' en la que viven enfrascadas las cadenas es que al final pierde el más débil, tristemente, es lo que ocurre. Un 'talent show' de la magnitud de 'La Voz', incluso un formato tan estudiado como Gran Hermano, son capaces de barrer casi con cualquier cosa. ¡Ojo! He dicho casi. Mientras Rabia trata de jugar las cartas que le han tocado con dignidad (y contar entre sus filas con Patricia Vico o Malena Alterio es tener mucha tela que cortar), Mar de plástico, por el contrario, contaba con tantos argumentos a favor como en contra. Poco actor muy conocido y demasiada novedad como para prever lo que ocurriría, pero Antena 3 es de las que dicta cátedra.

Asombrados asistimos al debacle de 'B&b', que trata de salir a flote a golpe de escote de Paula Prendes y con una exhibición de 'tías buenas' que para sí quisiera Ibiza, la verdad. Pero se deshincha, pierde fuelle al mismo ritmo que lo gana Bertín Osborne en Televisión Española. Si me llegan a decir que va a triunfar, prometo que no hubiera dado ningún crédito. Cabe pensar solo dos cosas más, porque si no no me lo explico: la primera es que no todos nos sentamos delante de la tele los mismos días, que hay quien opta por tirar de grabaciones según en que momento. La otra es que al final las cadenas sí están pagando: han conseguido que también los espectadores, con tanto cambio, nos volvamos un poco locos.