Homeland temporada 4: episodio 11, Haqqani no está solo

Escrito por

A falta de un episodio para que finalice Homeland, la trama de la cuarta temporada se complicó aún más en el penúltimo capítulo emitido este domingo, del que te contamos los detalles más interesantes en este artículo.

Cuando pensábamos que la nueva trama en suelo paquistaní protagonizada por Carrie Mathison no podía depararnos otro giro inesperado, ‘Krieg Nicht Lieb‘, el penúltimo episodio de esta temporada 4 de Homeland, volvió a dejarnos noqueados. Un trepidante y angustioso capítulo en el que Peter Quinn fue el personaje estrella y que nos deja expectantes ante el capítulo final que cerrará una espectacular cuarta entrega de esta fantástica serie estadounidense. Si no has visto este episodio, en melty.es te avisamos de la presencia de spoilers importantes en este artículo.

El ataque terrorista sobre la embajada de los Estados Unidos en Paquistán obligó a todo el personal a abandonar el país. Todo el personal, salvo Carrie Mathison y un grupo de trabajadores que permanecieron allí con el objetivo de encontrar a Peter Quinn, quien había desaparecido misteriosamente. La intención de este agente de la CIA no era otra que encontrar a Haissam Haqqani, acabar con él y recuperar los documentos que comprometían la seguridad de varios de sus compañeros en Paquistán. Y casi lo consigue de no ser por la tenacidad de Carrie, quien no cedió en la necesidad de anteponer la seguridad de los suyos sobre el éxito de la misión.

Para llevar a cabo su plan en este episodio 11 de la temporada 4 de Homeland, Quinn contactó con una antigua amiga alemana que le dio cobijo en su casa. Allí, el agente de la CIA maquinó el plan con el que conseguiría destruir al peligroso terrorista : una bomba que haría explosión al paso del coche de Haqqani. Para conseguir que el fanático saliera de su escondite, Quinn filtró en internet el asesinato a sangre fría de Aayan perpetrado por su tío, lo que desencadenó en una manifestación estudiantil en contra de Haqqani. Al mismo tiempo, los partidarios del grupo armado también se movilizaron en las calles para mostrar su apoyo al terrorista, quien se paseó ante la multitud por las calles de la ciudad, justo como Quinn lo había planificado.

Por su parte, Carrie, que había recibido la terrible noticia del fallecimiento de su padre, logró llegar hasta el lugar donde apareció Haqqani y consiguió frustrar la tentativa de su compañero. Sin embargo, la que fuera jefa de estación de la CIA en Paquistán no pudo reprimir sus instintos al recordar el asesinato del joven Aayan, y viendo a Haqqani alentado por la muchedumbre sacó su pistola dispuesta a acabar con su vida delante de cientos de personas, sabiendo que probablemente esta acción significaría su muerte instantánea.

No obstante, Homeland seguirá contando con su protagonista al menos por un episodio más, puesto que en el instante antes de apretar el gatillo, apareció en escena el agente del ISI Aasar Khan, para evitar que Carrie cometiera una imprudencia y para mostrándole que en el coche junto a Haqqani viajaba un viejo conocido suyo, Dar Adal, el director de operaciones encubiertas de la CIA y buen amigo de Saul Berenson. Parece una vez más que el enemigo de los EEUU vuelve a estar en su propia casa.