Homeland temporada 4: episodio 12, un final de traiciones, secretos y despedidas

Escrito por

La cuarta temporada de Homeland llegó a su fin este domingo con la emisión de ‘Long Time Coming’, el episodio que cierra esta entrega que ha conseguido enganchar a sus seguidores con una trama llena de acción y sobresaltos.

Tras una temporada repleta de acción y de sorpresas más o menos desagradables, ‘Long Time Coming’, el último episodio de Homeland, cerró esta cuarta entrega con un tono mucho más pausado y relajado, aunque no por ello menos emotivo ni menos perturbador. Las explosiones y la violencia física dieron paso a los secretos y a las traiciones en este capítulo número 12 que estuvo dedicado al actor fallecido James Rebhorn, quien dio vida en la serie al padre de Carrie. Un emotivo homenaje que sirvió de hilo conductor para desarrollar la última trama protagonizada por Claire Danes y que no estuvo exenta de cierta decepción en los instantes finales. Si no has visto este episodio, en melty.es te avisamos de la presencia de spoilers importantes a continuación.

La acción comenzó con Carrie de vuelta a los Estados Unidos. Después de la fallida operación para atrapar a Haqqani, todo el personal en Pakistán regresó a casa. Una vuelta que para la agente de la CIA fue más dura que nunca, puesto tuvo que enfrentarse al fallecimiento de su padre, y aún más, a la repentina aparición de su madre, que se había marchado quince años atrás sin dejar rastro. Una de las pocas alegrías que Carrie vivió en este capítulo de Homeland fue el regreso de Peter Quinn, quien le acompañó en el funeral de su padre y con quien compartió un apasionado beso que hacía presagiar la llegada de un nuevo romance a la serie. Sin embargo, el torbellino de emociones que sentía la protagonista le impidió dar el paso que muchos fans estaban esperando.

A pesar del desagrado inicial que le produjo la visita de su madre, Carrie decidió intentar hacer las paces con ella y pedirle explicaciones por su abandono. Su viaje hasta Missouri le hizo conocer la nueva vida de su madre, quien había tenido un hijo en una relación extramatrimonial mientras seguía casada con su padre. El hecho de que ella les hubiera abandonado por el embarazo y no por la enfermedad que sufría su padre hizo a la protagonista darse cuenta de que su bipolaridad no era un impedimento para relacionarse con los demás. Sin embargo, Carrie abrió los ojos demasiado tarde, cuando Quinn había desistido en su intento de buscar la felicidad con ella, marchándose a una nueva y arriesgada misión muy lejos de allí.

Una de las cuestiones más interesantes a resolver en este episodio final de la temporada 4 de Homeland era la implicación de Dar Adal con Haqqani. Recordemos que en el anterior capítulo, Carrie le vio en Islamabad sentado en un coche junto a terrorista. En un principio pensábamos que Saul tenía la intención de desenmascarar la traición del responsable de operaciones encubiertas de la CIA, sin embargo, la ambición del ex director de la agencia fue más fuerte que su profesionalidad. Una profesionalidad que quedó en entredicho cuando aparentemente Saul aceptó el trato de Adal por el que volvería a poner su nombre en la mesa como futuro director de la CIA a cambio de guardar su 'pequeño secreto'. Con el silencio de Saul ante la mirada incrédula pero acusadora de Carrie finalizó esta cuarta temporada de Homeland, serie de la que ya se ha confirmado que habrá una quinta entrega. ¿Qué te ha parecido este final de temporada?