Jennifer Lawrence: sus 8 momentos más embarazosos

Escrito por

Jennifer Lawrence se caracteriza por ser una estrella de Hollywood natural y campechana que en algunas ocasiones ha sobrepasado la línea que separa el ingenio del ridículo.

En melty adoramos a la protagonista de Los Juegos del Hambre, pero también tenemos que admitir que en varias ocasiones se ha pasado de la raya. A veces sabe salir bien de una situación como cuando Jennifer Lawrence aclaró los rumores sobre la pelea con David O. Russell que nunca llegó a existir como tal, ya que supuestamente estaban ensayando su próxima escena en la película Joy que se encuentran rodando en Boston actualmente. Sin embargo, en otras ocasiones la oscarizada actriz se la ha jugado demasiado en entornos en los que no se les permite a las estrellas de Hollywood el mínimo desliz. Empezamos con el recopilatorio de sus momentos más embarazosos.

Jennifer Lawrence: sus 8 momentos más embarazosos

La sencillez, rentabilidad y trabajo de la actriz ha permitido que Jennifer Lawrence sea el nuevo fichaje de Steven Spielberg y de otros directores de renombre que la quieren en sus próximos proyectos. Sin embargo, su imagen pública ha estado muy cerca de traspasar la línea que separa la genialidad del ridículo. Empezando por sus dos caídas en dos ediciones de los premios Oscar diferentes, en las altas esferas de la Academia no sentó demasiado bien que en la alfombra roja se dedicase simplemente a hablar del hambre que tenía en ese momento, olvidándose de contestar a las preguntas de los allí presentes. Su discurso al recibir la estatuilla fue nombrado como el más divertido pero se la volvió a jugar al admitir que se tomó un chupito antes de hablar con los periodistas.

La actriz de 24 años volvió a jugar con fuego cuando utilizó la referencia del film El Club de las Primeras Esposas al recibir un Globo de Oro en 2013 con la frase, “I beat Meryl”, refiriéndose a que había vencido a la poderosa Meryl Streep. Jennifer Lawrence fue más allá cuando le dijo al productor Harvey Weistein en un discurso de agradecimiento, “gracias por matar a quien tuvieras que matar para que pudiera estar yo aquí ahora”. La lista continúa con el momento en el que contó una anécdota en el 'late night' de David Letterman sobre el momento en el que se hizo aguas mayores encima. Tampoco tiene desperdicio aquella ocasión en la que la actriz preguntó en mitad de una entrevista a su compañero de reparto en Los Juegos del Hambre, Josh Hutcherson, sobre el estado de “su sarpullido” ante las cámaras. ¿Crees que debería medir más sus palabras?