Kaley Cuoco: "mírame, sangro feminismo"

Escrito por

Kaley Cuoco es portada del nuevo número de Cosmopolitan en una entrevista en la que se defiende de los que la tachan de no defender los derechos de las mujeres.

La sorprendente historia del tatuaje de Kaley Cuoco no es lo único que puedes descubrir cuando ves una entrevista de la actriz de The Big Bang Theory. Cada vez que esta californiana responde a una pregunta nunca deja a nadie indiferente, como aquella vez en 2014 en la que dijo para la revista Redbook que nunca se había sentido como la típica chica feminista que demanda igualdad entre géneros porque, “nunca me he enfrentado realmente a una falta de igualdad”. Estas palabras incendiaron un debate en los foros y redes sociales que la dejaba en muy al lugar, por lo que en su última charla con los reporteros de Cosmopolitan ha querido aclarar lo que dijo por aquel entonces.

Nos cuesta decidir quién tiene mejor cuerpo entre Jennifer Lawrence y Kaley Cuoco, pero está claro que estos dos iconos del entretenimiento audiovisual tienen dos concepciones totalmente diferentes sobre la lucha por los derechos laborales de la mujer. Sin embargo, la actriz de The Big Bang Theory afirma que las palabras que dijo en 2014 fueron sacadas de contexto y asegura que es una chica cien por cien feminista, “mírame, sangro feminismo, logro que me paguen lo mismo que a mis compañeros masculinos en una serie importante, tengo mi propia casa, soy todo lo independiente que se puede llegar a ser”, asegura la californiana en su entrevista con Cosmopolitan.

Otros temas de los que habla Kaley Cuoco en el número de abril de Cosmopolitan son los cambios radicales que ha sufrido en su vida durante el último año y la relación amistosa que mantiene con Johnny Galecki, compañero de reparto de la actriz en The Big Bang Theory, “ahora estamos muy bien”. Pero sin duda lo que más hace que le brillen los ojos en las entrevistas es cuando habla de su relación fallida con Ryan Sweeting, “ahora veo con otros ojos el matrimonio y eso me entristece”, afirma la californiana de 30 años tras divorciarse del tenista, “pero no ha cambiado mi forma de ver el amor, estoy deseando volver a enamorarme”. ¿Quién crees que será el afortunado?