Kylie Jenner vs Robbie Williams: ¿Puede influir un cambio de look en los 'orgasmos musicales'?

Escrito por

Kylie y Robbie; Robbie y Kylie, dos celebrities aparentemente distanciadas pero con un elemento común: ¡sus extravagantes cambios de imagen! ¿Hasta qué punto influyen sus looks en su trabajo?

No. No nos hemos vuelto locos. Estamos en 'Orgasmos musicales', la columna de opinión de melty que te acerca desde las mejores bandas sonoras hasta los grupos y solistas más 'cool' de la historia. Tampoco se nos ha ido la cabeza al preguntar en el lead eso de "hasta qué punto influyen sus looks" en el "trabajo" de estas dos personas, más teniendo en cuenta que una de ellas, Kylie Jenner, no sabe lo que es trabajar (y puede que no lo sepa en su vida). Lo que vincula a estos dos famosos son sus cambios de cabello constantes. Todo un arcoiris de colores ha pasado en algún momento por sus cabezas. Mientras que la menor del clan Kardashian/Jenner todavía debe plantearse qué hacer con su vida (a parte de ser una diva vividora que no hace nada de nada), Robbie Williams ya ha demostrado durante años, es más, durante décadas, ser uno de los artistas más consagrados del panorama mundial de la música. Así que podemos afirmarlo sin reparo: él no necesita los cambios de look para nada, lo hace porque es un auténtico 'rock star' y nos encanta. ¿Ella? Dejémosla crecer, y ya hablaremos...

Claro que como Kylie Jenner, Robbie Williams también fue un adolescente rebelde en su momento. De hecho, cuando formaba parte de la teen band masculina más grande de los '90 (con respeto de los Back Street Boys, claro), Take That, este jovenzuelo era el más alocado de los cinco, y también el menos ligón. Siempre eclipsado por Gary Barlow y Mark Owen, que se repartían el grueso de las fans. Pero así son las cosas, resultó que el chaval era el que más personalidad y talento desprendía de todos, y eso lo demostró con una carrera meteórica hacia el coliseo de los dioses musicales, entre los que se encuentran sus coetaneos y paisanos de Blur u Oasis, que ya pasaron por nuestros 'Orgasmos musicales' en su día.

TODO EMPEZÓ CON UNA BALADA...

Así es. Tras una carrera agitada con su 'boyband', el joven Robbie Williams despegó en solitario con un álbum debut que fue redondo: Life thru a Lens, en 1997, que contenía temazos como 'Lazy Days', 'Old Before I Die' o 'Let me entertain you', pero eso sí, si hubo una canción clave para encumbrar al chaval de simple promesa a leyenda, fue la que os adjuntamos sobre estas líneas, la canción que sirve para cerrar la gran mayoría de sus conciertos, la deliciosa 'Angels'.

UN DIRECTO SIEMPRE DIFERENTE

Robbie se caracteriza por su extremada naturalidad. Algo que le puede llevar a besarse con una del público, a desnudarse como ya hizo en su momento en el videoclip de 'Rock Dj' (aunque se quitara hasta la piel), o incluso de sacarse un moco (y esto último doy fe, lo vi yo mismo en uno de sus directos en Barcelona), eso sí, nunca defrauda. Su calidad de voz, sus composiciones, y las melodías pop totalmente pegadizas consiguen que el público quede prendado del artista desde principio a fin. ¡Todo feeling!

¡MENUDO VIAJE!

Aunque el cantante ha pasado por altibajos en su vida, dado a que la fama te puede jugar una mala pasada, parece que hasta el momento ha sabido sobrevivir. Cada experiencia, ya sea negativa o positiva, la ha sabido plasmar en sus canciones, como aquel 'Tripping' que nos regaló a mediadios de la pasada década, una canción que rompía con lo que conocíamos de Robbie Williams hasta la fecha, pero que siendo muy Robbie nos encantó, además de relatar sus experiencias con las drogas. Menudo viaje el que se pegó el tío... ¡Tripping por mil! Por cierto... En el titular hemos preguntado si un look puede influir en orgasmos musicales. ¿La respuesta? La dejamos en tus manos ¿El look es importante para crear orgasmos musicales?