La que se avecina: adelanto del capítulo 13, Amador se cuela en la consulta de Judith de adictos al sexo (Vídeo)

Escrito por

¿Adicto al sexo o 'salidillo a secas'? Los intentos por ser un 'vividor-follador' llevan a Amador a afrontar una terapia de grupo para adictos al sexo que imparte Judith, la psicóloga de Montepinar. ¡Adelántate al capítulo !

Amador no cesa en su empeño de convertirse en el auténtico 'vividor-follador' de 'La que se avecina' y esa motivación lo llevará esta noche a 'colarse' en la consulta de Judith. Según confiesa el propio 'capitán salami', es "una chica muy maja" que se encuentra en el portal la que lo guía hasta el ático. La joven le confiesa que es adicta al sexo y él, incapaz de controlar sus impulsos, ve en la situación una nueva oportunidad de 'echar un pinchito'. La que no parece ver con buenos ojos la repentina confesión del 'cuqui' es la psicóloga, que le explica que su caso no es el de un adicto al sexo sino el de un "salidillo a secas".

No será la única sorpresa de la entrega que esta noche ofrecerá Telecinco a partir de las 22.30 horas, y es que la llegada de 'la chusa' a Montepinar promete revolucionar 'La que se avecina'. La 'yonki' sigue atemorizando a todos los vecinos con su famoso "que te pinsho" y su nueva condición de inquilina de Fermín Trujillo no parece alterar esta peculiar costumbre. Aunque su arrendatario tratará de hacerla entrar en razón para que su convivencia con los vecinos resulte satisfactoria, el padre de Lola no podrá tranquilizar por mucho tiempo a la 'yonki', que terminará haciendo de las suyas en el edificio.

El episodio traerá un nuevo cameo a 'La que se avecina' y es que Alaska será una reputada psicóloga en la próxima entrega de la comedia. Resulta más que curioso, ya que en anteriores capítulos de la serie fue precisamente su marido, Mario Vaquerizo, quien se interpretó a sí mismo en la ficción, como representante de Lola. Aunque no ha vuelto a aparecer por la periferia, no son pocas las referencias a él (la última tuvo lugar en el capítulo 12). Por su condición de 'famoso', Marío Vaquerizo tuvo que soportar el acoso de los vecinos de Mirador de Montepinar, que pretendían 'sacar tajada' de la ocasión. ¿Causará Alaska el mismo revuelo en la comunidad de vecinos que su marido?