La que se avecina: Amador y una ‘salami party’ con consecuencias (Video)

Escrito por

El plan urdido por Enrique y Antonio para cobrar todas las deudas de la comunidad parece que surte efecto no sin antes cobrarse algunas víctimas colaterales. Y mientras, los leones intentarán animar a Javi con una fiesta que acabará, como siempre, en desastre.

Como ya os contamos ayer en melty el nuevo capítulo de La que se Avecina, en el que Amador se convierte en monitor de gimnasio, prometía. Ayer las historias de los vecinos más locos de la televisión tampoco defraudaron. De sobra es conocido que Mirador de Montepinar siempre ha arrastrado deudas por la morosidad de los residentes. Pero en primera posición se encuentra el segundo A que debe 10.050 euros. Por eso, Enrique decide urdir un plan con el que recuperar el dinero y para ello utilizará a Fermín como cebo. Este se hará pasar por comprador para forzar que Edurne, hija de la difunta Izaskun, pague su deuda antes de vender el piso. Aunque finalmente consiguen cobrar la cosa no acabará como ellos esperan.

Ya vimos en capítulos anteriores de La que se Avecina como Fermín y los leones se iban a la selva con Javi. Esta vez también han decidido apoyar a su amigo que pasa por un mal momento. Debido a su crisis matrimonial con Lola, Javi decide mudarse al bajo A para tomarse un tiempo y pensar. Algo que finalmente le resulta imposible porque sus amigos, incluido su padre, deciden bajarse con él. Para animar a su amigo no piensan otra cosa que abrirle un perfil en una red social para ligar, y como no montar una fiesta e invitar solo a chicas. El problema en la ‘salami party’, como ellos mismos la llaman, llega cuando la cosa se les va de las manos y acude mucha más gente de la que esperaban. Además, Lola baja a buscar a Javi para que le acompañe al hospital porque su hija Ursolita tiene mucha fiebre. Para su sorpresa lo encuentra totalmente ebrio, lo que solo hace que empeorar la situación.

Pero la fiesta no solo traerá consecuencias para Javi, Amador también se verá seriamente perjudicado. Patricia, la asistente social, le busca un trabajo y le consigue una prueba de monitor de gimnasio. Pero Amador llega directo de la fiesta y sin haber dormido y eso le pasará factura. En el momento que empiezan los saltos y las patadas durante la clase de ‘body combat’ se empieza a sentir mal. Eso unido a su nulo conocimiento en el tema propicia que haga el ridículo delante de toda la clase y de la propia Patricia. Por su parte Mayte también intenta centrarse en su nuevo trabajo de pescadera junto a Antonio Recio. En un intento por dar un aire nuevo al negocio se le ocurre que pueden vender sushi. Una idea que funciona realmente bien y que atrae a nuevos clientes hasta la pescadería. Pero como todo en La que se avecina, la cosa se acaba torciendo. El problema llega porque el pescado que vende Recio no es fresco y esto hace que Rebeca y el propio Antonio acaben intoxicados. Ella tiene más suerte, pero el mayorista se ve obligado a pasar por quirófano para que le practiquen una gastroscopia. ¿Qué te ha parecido el capítulo?