La que se avecina: Antonio Recio y sus triquiñuelas

Escrito por

El creador del imperio 'Mariscos Recio', dónde te ofertan 'el mar al mejor precio', seguirá trayendo de cabeza a los vecinos de Mirador de Montepinar. Además, su próxima boda con Berta lo tiene un poco agobiado...¿cómo reaccionará?

Desde que Berta convenciera a Antonio para volver a pasar por el altar y, tal vez, protagonizar la boda del año de 'La que se avecina', el pescadero trata por todos los medios de vender alguna gamba y sacar dinero para el costoso enlace. Cuando la organizadora de bodas a la que dio vida Nuria Roca le presentó el presupuesto, el pescadero quiso echarla de su casa inmediatamente, ya que los honorarios le parecían "un atraco". No cabe duda de que los 50.000 euros que podría gastarse es contentar a su mujer le parecen un abuso, ya que con eso podría irse "de putillas" hasta que se muriera, tal y como afirma el propio mayorista.

El despliegue que quiere hacer Berta fue una de las razones por las que Antonio se alió con Amador para hacer creer a sus vecinos que iban a morir todos. El plan del pescadero era que Enrique los casara antes de morir para que, cuando descubrieran la verdad, no tuviera que pagar la boda. Como siempre en 'La que se avecina', el 'plan genial' de Antonio Recio no dio los frutos deseados, por lo que desde melty pronosticamos que se verá obligado al desembolso económico. Ya que "no hay gambas en el mar para pagar eso", estamos seguros que en los nuevos episodios veremos más triquiñuelas del pescadero con las que intentará zafarse de la celebración.

Desde que consiguiera arreglar el único matrimonio que sobrevive a las ocho temporadas de 'La que se avecina', Berta no lo deja ni un minuto solo. El marcaje de su mujer lo tiene un poco agobiado, motivo por el que Antonio solo piensa en irse de "putillas". Esta situación molesta sobremanera a Enrique, quien tiene que aguantar cada una de las encerronas de 'su amigo'. Las más que famosas andanzas de 'presidente y delfín' hicieron reír a la audiencia durante años, algo que continúan consiguiendo, aunque ahora con los papeles cambiados. ¿Qué se inventará Antonio para librarse del enlace?