La Voz, MasterChef y Supervivientes: ¿Se valora el talento?

Escrito por

Los 'talent shows' son uno de los formatos que más funcionan en los últimos tiempos en televisión, programas en los que se nos descubre a personas extraordinarias en diversos campos como la cocina o la música. ¿Qué es lo que se busca en realidad ?

Cada temporada, los distintos canales de televisión invaden la programación con formatos que buscan algún tipo de talento. Algunos programas repiten edición tras sus buenos datos de audiencia, otros innovan y experimentan una nueva vuelta de tuerca con la que sorprender los espectadores. Juzgados por un grupo de expertos y por la audiencia, los participantes de estos ‘talent show’ exponen sus facetas ante millones de personas en busca de un sueño firmar con una gran compañía discográfica, montar su propio restaurante o simplemente convertirse en un auténtico aventurero. Pero esto es televisión, al fin y al cabo lo que verdaderamente interesa a los dueños de todo esto son los números (y el dinero). Analizamos los tres programas que actualmente emiten TVE y Telecinco : ‘MasterChef’, ‘Supervivientes’ y 'La Voz', encabezado por cuatro coaches de altura.

MASTERCHEF, ¡EL TALENT MÁS SABROSO !

El 'talent' culinario de TVE se encuentra inmerso en su tercera temporada y, como no podía ser de otra forma, las broncas que los miembros del jurado tienen con los aspirantes son continuas. Con algunas pinceladas de reality al más puro estilo ‘Gran Hermano’, ‘MasterChef’ pierde por momentos su aroma de concurso de talento para dar paso a un amarillismo propio de otros programas. Lo que comenten los concursantes salvados cuando ven a sus compañeros realizar la prueba de eliminación, las presiones a las que son sometidos los participantes mientras realizan sus platos o las “humillaciones” que experimentan los mismos por parte del jurado cuando no destacan con una buena ejecución, son los verdaderos protagonistas de este ‘talent show’. Aún no nos hemos olvidado del famoso 'león come gamba' cocinado por Alberto, primer expulsado de 'MasterChef'. Los espectadores no sabemos si las elaboraciones de los concursantes son buenas o no, tenemos que confiar en el juicio de los expertos, que en muchas ocasiones dejan escapar talento por mantener en el concurso a algún concursante que “aporte más juego” al transcurso del programa.

LA VOZ, ¡CONQUISTANDO AL JURADO !

En el programa de Telecino ‘La Voz’ los espectadores tienen parte del poder en el futuro de los participantes. Si bien es verdad que en la primera parte del 'talent' los que eligen son los coaches del concurso, invitando a la reflexión. Existen ciertos estereotipos que siempre hay que completar en todo elenco de participantes. Si en ‘MasterChef’ tenemos a la abuela, al chico joven y a la malvada, en ‘La Voz’ no pueden faltar muchos otros, a ser posibles novedosos. En esta tercera edición contamos con el cura, la ciega, el tenor, el joven guapo, el flamenco, las gemelas, entre muchos otros. En las batallas, segunda fase en la que se enfrentan dos concursantes de cada equipo, se puede llegar a adivinar quién saldrá victorioso antes de ver el duelo musical. Los personajes más llamativos no pueden abandonar a la primera de cambio, esto haría perder el interés de los espectadores. Una vez que el voto de la audiencia entre en juego, aparecen otros factores y no sólo se tiene en cuenta el talento. Los gustos de los espectadores y el carisma de los concursantes tienen mucho peso a la hora de elegir pero si el programa se llama ‘La Voz’ se debería juzgar eso, ¿no ?

SUPERVIVIENTES, ¡FAMOSOS A PRUEBA !

‘Supervivientes’, el programa donde la hija de Isabel Pantajo se ha convertido en protagonista, es quizás el programa menos talentoso. Aunque para tener que aguantar semenjantes personajes echarse en cara continuamente cosas banales hace falta tener mucha paciencia que quizás debería valorarse como talento, ya que no muchos la poseen. El 'reality' de Telecinco debería ganarlo un superviviente, alguien que sea capaz de sobreponerse a las incomodidades de un entorno complicado, sin ningún tipo de lujos, con pocos recursos. Pero no nos engañemos, poco de esto valora la audiencia a la hora de desterrar a sus participantes cuando prefiere salvar a los famosos que encuentran más simpáticos. Dejarse llevar por el carisma, estereotipos o basarse en las opiniones que tienen los expertos hace que nos alejemos de premiar lo que verdaderamente importa en estos programas : EL TALENTO.