Making a murderer: ¿Steven Avery saldrá de la cárcel por unas pruebas de ADN falsificadas?

Escrito por

Las sospechas sobre las negligencias policiales y judiciales en el caso de Steven Avery que se cuenta en Making a Murderer, continúan vigentes y siguen saliendo nuevas causas que podrían demostrarlo.

Hace unos días os contábamos las declaraciones de Kathleen Zellner, la abogada de Steven Avery en el caso de Making a Murderer. En ellas, la letrada aseguraba que está trabajando en una coartada que podría demostrar la inocencia de Avery en el asesinato de Teresa Halbach en 2005 por el que cumple cadena perpetua. Las dos vías de la investigación son los registros telefónicos y una identificación falsa que alguien utilizó para colarse en casa de Steven durante la investigación policial. Pues bien, el controvertido caso de Making a Murderer continúa dando mucho que hablar, de hecho se espera una segunda temporada en Netflix en la que podamos conocer todos los avances que está habiendo durante los últimos meses. De hecho, las creadoras de la docuserie, Moira Demos y Laura Ricciardi, siguen trabajando y han declarado tener horas y horas de filmación con los abogados y la familia Avery. En las últimas horas ha surgido otra información de una prueba que demostraría que las pruebas para inculpar a Avery fueron falsificadas. Cosmopolitan se hace eco de las declaraciones de Lynne Blanchard, representante de Stop Wrongful Convictions, una asosiación que se encarga de defender las condenas justas e investigar los casos extraños como el de Steven Avery.

En la parcela de la casa de Avery fueron encontrandos huesos pertenecientes a Teresa Halbach y fue una de las principales causas para su procesamiento. El experto de ADN Sherry Culhane confirmó durante el juicio que los huesos pertenecían a Halbach, pero ahora, desde la asociación asegura que “la prueba de ADN descrita en el juicio no es concluyente”, explica Blanchard. “¿Cómo es posible que el tejido del hueso haya sobrevivido a un incendio que desintegró el 60% de la masa ósea? Los dientes, que se utilizan habitualmente para identificar un cuerpo porque resisten más que los huesos, ni siquiera pudieron sobrevivir al fuego. Algo va mal y es difícil entender como se aceptó esta prueba”, insiste el representante de Stop Wronful Convictions. El fantasma de la mala conducta policial y del sistema judicial de Manitowoc continúa vigente tras Making a Murderer, y Blanchard dio más razones: “Todo el mundo acepta como un hecho que los restos de Teresa fueron encontrados en la fosa incendiada. Obviamente podía ser una prueba clave, pero algo está pasando con esta prueba. ¿Por qué no se siguieron los protocolos? A la escena del crimen, cuando se descubrió la prueba, no fueron llamados ni el antropólogo forense, ni el forense, ni los expertos en incendios o un fotógrafo… Todos estos expertos estaban a disposición de los investigadores, pero no querían sus servicios, prefirieron buscar pruebas con una pala y llevarlas a la oficina del sheriff…”. ¿Crees que Avery podrá demostrar su inocencia en caso de que lo sea?