Malú y Cristina Pedroche: al natural están más sexys

Escrito por

Guapas, famosas y con un mundo de posibilidades que se abre antes sus ojos. Solo un detalle, mejor 'de andar por casa' que con un vestido que busque llamar la atención.

Te contábamos la semana pasada que Malú, al igual que le ocurre a Megan Montaner, levanta pasiones con su 'look' más deportivo, pero no es la única. No es realmente la grandeza de la cantante elegir un estilo u otro, sino que lo importante radica en su belleza. Hoy nos centramos en la imagen que muestra tras el videoclip de 'Quiero', donde la artista madrileña despliega una sensualidad y un atractivo que queda al alcance de muy pocos. Si consigue ser un verdadero icono sexual en contadas ocasiones, al natural es como su espectacularidad y su exuberante físico se ponen más de manifiesto.

Malú  y Cristina Pedroche: al natural están más sexys

Un potencial del que también puede presumir la esposa de David Muñoz. Fiel a ese particular poder que tiene y que hace que cada uno de sus movimientos se erija como noticia de última hora, en pocas ocasiones ahora consigue sorprender. Sin embargo nos hemos tenido que tomar un día más de lo normal para analizar el detalle la sesión de fotos en la que Cristina Pedroche es pura elegancia. Alejada de esa imponente imagen a la que nos tiene acostumbrados, la presentadora posa tan fina y sensual que se convierte en un deleite para los sentidos (y eso solo con una fotografía).

Haciendo la sesión de fotos para @morellato_official ???????????? Pronto podréis ver la campaña!!????????????????

Una foto publicada por cristipedroche (@cristipedroche) el

Después de haber visto a ambas hace no mucho lucir sus mejores galas esta Navidad por diferentes motivos (mientras Malú ha protagonizado el villancico de Mediaset, Cristina Pedroche ha dado 'las uvas' en Antena 3), nos cabe menos duda aún que su lado más atractivo se esconde tras su naturalidad más extrema. Ya que las dos han sabido convertirse en ejemplos de belleza a seguir, cada una en su estilo, ahora vemos que no es tan importante el hecho de enseñar en exceso como el de hacer gala de una clase que, junto a la delicadeza, se nos antoja indispensable. ¿Con cuál de las dos te quedas tú?