MasterChef: Lola, primera eliminada, Emil lidera las apuestas (Vídeo)

Escrito por

Lola, la estudiante cordobesa de 22 años fue la primera en colgar el delantal en esta segunda edición de MasterChef. El único que consiguió el aprobado de la noche por parte del jurado fue Emil, quien presenta madera de líder.

Los quince concursantes del show televisivo entraron en acción este miércoles, después del parón de la pasada semana por la final de Copa del Rey emitida en Televisión Española. En melty.es ya te contamos que los tres jurados de MasterChef habían avisado que esta edición iba a ser muy dura, y los participantes pudieron comprobarlo de primera mano. Tanto fue así que ninguno de ellos, a excepción de Emil, el publicista de Barcelona, fue el único en superar la prueba por equipos y salvarse de la eliminación. La cruz la vivió una de las benjaminas del concurso, Lola, la estudiante cordobesa, quien al no superar ninguna de las pruebas, vio cómo Jordi, Samantha y Pepe la elegían a ella como primera eliminada de esta segunda edición.

La primera tarea a la que se tuvieron que enfrentar los aspirantes a MasterChef fue a la Caja Misteriosa, que para desagrado de Celia, la concursante vegana, era una cabeza de cerdo. "Para mí es como si hubiera un cadáver en la mesa”, explicaba la joven concursante, quien se decantó por una pipirrana para cocinar el cerdo. No obstante, fue Emil el que se llevó el beneplácito del jurado al elegir su trópico de orejas y almejas como el mejor plato. El catalán y Milagrosa, con las dos mejores creaciones, fueron los capitanes de los equipos que la prueba en exteriores, que consistió en cocinar un menú para más de 200 marinos en el Juan Carlos I, el buque de mayor tamaño de la Armada Española.

Ante este panorama, los concursantes se vieron totalmente desbordados, de manera que el jurado tuvo que salir a su rescate. "Incluso los niños del Junior fueron más profesionales”, les increpó Jordi Cruz al finalizar la prueba. El resultado fue tan desastroso que sólo Emil se salvó de la eliminación, y fueron los quince aspirantes a MasterChef quienes eligieron a los siete compañeros que pasarían a la prueba final, que acabó perdiendo Lola. En ella tuvieron que cocinar un plato con seitán, un preparado alimenticio a base de trigo, que es uno de los pilares de la dieta vegana. El momento más simpático del programa lo protagonizaron Cristóbal y Miguel Ángel, al tener que ejercer de camareros ante las invitadas, seis de las modelos españolas más internacionales. Puedes ver sus dotes de 'gentleman' sobre estas líneas. ¿Crees que fue justa la eliminación?