Megan Montaner, Amaia Salamanca, Úrsula Corberó: ¿Quién es la más creíble de La Embajada?

Escrito por

Mientras Megan Montaner nos sorprende cada día con su papel de Sara, Amaia Salamanca hace las delicias de los espectadores mostrando su versión más despiadada... ¿o no?

Está claro que Megan Montaner está en su salsa en 'La Embajada' con el papel de Sara, una mujer que le viene como anillo al dedo dado el increíble erotismo que desprende por cada uno de los poros de su piel. No es la primera vez que la oscense de mete en un personaje de estas características, pues en 'Sin Identidad' también la vimos desplegar todos sus encantos como Mercedes Dantés, el alter ego creado por su verdadero personaje (María) para vengarse de todos los que le habían hecho daño. Nada que ver estas dos caras de Megan con la que la hizo famosa, la de Pepa en 'El Secreto de Puente Viejo'. Fue allí cuando disfrutamos de una Megan más joven, más dulce, pero cuyas cualidades físicas le permiten también desarrollar a otro tipo de personaje más cañero (como en esta ocasión).

En el caso de Amaia Salamanca en 'La Embajada', sin embargo, podríamos hablar que no parece haber abandonado mucho la estela que Bárbara dibujase en 'Velvet'. La rubia se mete de nuevo en la piel de un personaje cuyas ansias de poder, dinero y posición le permiten hacer casi cualquier cosa. En los últimos capítulos de la nueva ficción de Antena 3, de hecho, interpreta a la esposa de Eduardo, Fátima, que viendo peligrar su status ha tentado a su marido hasta las últimas consecuencias, haciéndole incluso firmar un papel que la protege a muchos niveles. Una maldad que se aleja bastante de esa inolvidable y dulce Cata de la primera temporada de 'Sin tetas no hay paraíso', un papel que quizás se acerque más al que interpreta Úrsula Corberó en 'La Embajada' como Ester. La joven catalana despliega sus encantos y su lado más virginal para dar vida a una inocente abogada a la que pronto la verdad podría dejar destrozada. ¿Cuál de las tres te gusta más en 'La Embajada'?