Nadal, campeón del Master 1000 de Madrid: el mejor punto de la final (Vídeo)

Escrito por

Rafa Nadal se proclama campeón del Master 1000 de Madrid por cuarta vez en su carrera. La suerte se alió esta vez con el español tras el abandono por lesión de Kei Nishikori. El japonés maniató a Nadal mientras sus lumbares se lo permitieron.

Rafa Nadal se proclamó ayer campeón del Mutua Madrid Open por cuarta vez en su carrera tras vencer a Kei Nishikori por 2-6, 6-4 y 3-0. Se convierte así, en el primer tenista que logra este hito en la historia del torneo madrileño. El de Manacor se asegura llegar a París como número uno del mundo. Pase lo que pase en el Master 1000 de Roma, Rafa afrontará Roland Garros en lo más alto de la lista ATP. Tras los inesperados tropiezos en Montecarlo y Barcelona, el deportista español vuelve a la senda de los títulos con el entorchado conquistado en la Caja Mágica. Es su 44º trofeo en tierra batida y el 27º Master 1000 cosechados a lo largo de su brillante trayectoria. Estas son todas las conclusiones postivas del partido entre Rafa Nadal y Kei Nishikori pero, pese a que lo más importante es la victoria, es importante destacar las enormes dificultades a las que se sobrepuso el balear.

Más noticias sobre NadalNadal, Marc Márquez y Mireia Belmonte: los deportistas españoles de 2013

Nishikori dio un recital sobre la arcilla madrileña y maniató a su antojo a un irreconocible Nadal. Fue la peor versión del español en el Master 1000 de Madrid, que antes de la final había derrotado con holgura y contundencia a todos los rivales a los que se había enfrentado hasta el momento. Rafa jugó siempre con bolas cortas al centro de la pista que fueron aprovechadas por Kei. El tenista japonés de 24 años, que acaba de entrar el top-ten del circuito, dio un recital de tenis eléctrico y versátil. Solo los problemas lumbares, con un set arriba y 4-2 en el segundo, frenaron el espectáculo de Nishikori. Los primeros síntomas de debilidad del de Shimane vinieron acompañados de los rugidos de Rafa Nadal. El español olió la sangre y, aupado por las miles de gargantas que abarrotaban la Caja Mágica, terminó consiguió el break que le permitió conseguir el set que igualó el duelo. Ahí el asiático ya estaba completamente lastrado por sus dolencias.

Finalmente entregó las armas en el tercer juego de la última manga ante la atronadora ovación del respetable. En la ceremonia de premios, todo fueron halagos en honor al japonés. Tanto Rafa como su entrenador, Toni Nadal, reconocieron la enorme superioridad de Nishikori en el día de ayer. "Estas situaciones son difíciles para todos. Sé cómo se siente. Me pasó algo similar en la final del Abierto de Australia, lo siento mucho por Nishikori porque las cosas le estaban yendo de cara. En el primer set me estaba pegando una paliza", manifestó el tenista balear. "No nos merecíamos la victoria, porque Nishikori jugó bastante mejor todo el tiempo. Es una victoria injusta. Hemos tenido mucha suerte”, afirmaba su tío Toni en la misma línea. ¿Crees que hubiese remontado Nadal si Nishikori no se hubiese lesionado?