PES 2016 y FIFA 16: ¡5 razones para odiarlos!

Escrito por

Estamos acostumbrados a daros motivos por los que estos videojuegos son alucinantes. Hoy damos la vuelta a la tortilla y os traemos 5 razones por los que no nos gustan... ¡A ver qué te parecen!

En melty somos muy fieles año tras año a los dos grandes simuladores de fútbol, y os acercamos todas las novedades, actualizaciones y comparativas posibles entre PES 2016 y FIFA 16 para ayudaros a sacar el máximo rendimiento de los videojuegos, o simplemente ayudaros a elegir entre uno u otro. Lo que no estamos acostumbrados es a encontrar esas pequeñas cosas por las que no nos gusta ni uno ni el otro. Sí, sabemos que no es fácil enumerar motivos negativos de estos juegos que tantos momentos nos han dado, pero pensamos que existen pequeños detalles destacables por los que tanto el uno como el otro nos han fastidiado un poquito la vida ¿Creéis que esto es posible?

Para empezar, una de las cosas por las que no nos gusta el combate anual entre FIFA 16 y PES 2016 es porque (1) consigue dividirnos a los colegas jugones. Por un lado están los que siempre han disfrutado de las licencias y opciones que el primero ofrecía, por otro los fieles al estilo y la jugabilidad del segundo ¿Quién no ha discutido con sus amigos sobre cuál es mejor? ¿Quién? Vale que esta razón podría ser algo banal (Ya os hemos avisado de que es muy difícil destacar cosas negativas de estos juegos). Más importante es que, desde que podemos jugar a ambos en modo online, quedamos mucho menos a competir con los amigos cara a cara. (2) El modo online ha matado la parte social y divertida de restregar en la cara de tus amigos cada gol, cada jugada... ¡Se ha perdido pasión! Y no solo eso. Desde que tenemos a los dos gigantes de Konami y EA Sports, (3) se ha perdido eso, el verdadero deporte. Antes quedábamos muchas tardes con los compañeros para hacer pachangas en los parques y polideportivos y echar partidas de verdad. Ahora, todo lo hacen Messi, Cristiano y compañía por nosotros (y la verdad es que nos encanta)

Es imposible no recordar aquellas tardes en las que bajábamos al parque y estaba desbordado de niños con sus pelotas desgastadas, y en los que jugábamos a mundialitos, a penaltys, triangulares, e infinidad de juegos de balón, algo que a día de hoy es casi inexistente. Y en este ejercicio de nostalgia es imposible no recordar cuando (4) existía una verdadera diferencia entre jugar a un videojuego y hacerlo en la vida real, algo que ahora se ha perdido. El fútbol real era chutar un balón, y el virtual, era el Italia 90 (o el USA 94). Cuando llegó el FIFA 98 'Rumbo al Mundial' con Song 2 de Blur como banda sonora, empezó la cuesta abajo (o arriba, se mire como se mire), y empezaron los grandes gráficos y una jugabilidad increíble, hasta llegar a día de hoy, donde un partido en el FIFA 16 o en el PES 2016 parece uno real. (5) Aunque si hay una razón para odiarlo, esa la tienen todos los estudiantes ¿Cuantas veces habéis pensado, "he perdido toda la tarde en la play y no he estudiado una mi**da"? Cuantos exámenes suspendidos por culpa de estos dos juegazos... Parece mentira que, por mucho que lo intentemos, y por muchas razones que os demos, es imposible llegar a odiar estos juegos. ¡Tantas tardes de alegría son motivo de felicidad! ¿No creéis? Así que, ahora os toca a vosotros. Intentadlo... ¿Tenéis algún motivo sólido por el que odiar FIFA 16 o PES 2016? ¡Contadnos!