Podemos: Pablo Iglesias y 'su casta' pierden confianza

Escrito por

La multitudinaria 'marcha del cambio' de los simpatizantes de Podemos en Madrid no mitiga la pérdida de fuerza de la formación que lidera Pablo Iglesias. ¿A qué se debe su caída en la intención de voto ?

Todo hacía presagiar que la marcha 'por el cambio' de Madrid tendría una descomunal presencia en redes sociales y que contaría con la mediática participación de sus dirigentes políticos. A pesar de negarse a acudir a algunos programas de televisión, el líder de Podemos continúa con su particular gira en aquellos platós que resultan de su agrado, como te contamos en melty.es. La recurrente presencia de Pablo Iglesias en los medios de comunicación, a excepción de una Televisión Española que aún se le resiste, empieza a hacer mella en un público cansado del mismo discurso simplón y sin soluciones que solo busca el aplauso de las masas. La nueva formación que aspira a rascar escaños en las próximas generales, aún sin programa definido, empieza a resentirse gracias a unos mediáticos dirigentes que parecen haber olvidado cuál es la misión para la que se postulan candidatos.

Presumían los de Podemos de ser la alternativa a 'la casta', de ser la mejor solución política a una crisis que se ceba con millones de hogares y familias, y en el camino hacia un triunfo que parecía cantado, han descuidado a aquellos que veían en ellos una nueva clase política sin pasado. La ausencia de una historia que ahora perjudica al más que desvalido Partido Socialista Obrero Español (PSOE) no puede ser su única moneda de cambio. Ofrecían el paraíso, y lo siguen ofreciendo, pero sin propuestas claras y con un presente y un futuro que cada vez plantean más interrogantes. Sus problemas no radican en la campaña de desprestigio de la que hacen alarde venir sufriendo, sino en que la gente comprueba que pasan los días, las semanas y los meses, y Pablo Iglesias y su tropa siguen ofreciendo una utopía que cada vez queda más claramente inalcanzable.

Hablaba el líder de Podemos de una 'casta' que englobaba entre otros a Aznar y su séquito, a Susana Díaz y a sus nuevos aforados, y a tantos otros. Pero mientras eso sucede, Pablo Iglesias defiende a Iñigo Errejón en La Sexta Noche, a Monedero y a una Tania Sánchez que todavía no se sabe muy bien con quién comulga. La última lucidez, como muchas últimamente, la han tenido en Andalucía. El Secretario de Participación Interna, Luis Alegre, ha sentenciado triunfante que : "Andalucía no es una Comunidad Autónoma en la que tengamos expectativas de acceder al Gobierno en estas elecciones". La rectificación vía twitter no ha tardado en llegar, vamos, lo que han tardado 'los cinco fantásticos' en enterarse. Curiosas resultan estas reacciones que no suenan a nuevo, sino a más de lo mismo. Lo podemos llamar 'casta', 'revolución' o 'cambio', pero es viejo y se llama hacer campaña. Decía esta mañana el periodista David Jiménez haciéndose eco de un artículo que Iñaki Gil ha publicado en El Mundo que : "Podemos se parece cada vez más a la casta que dice querer eliminar". Pasen y vean. ¿Se ha equivocado Pablo Iglesias?