Pokémon Rumble World: ¿Merece la pena este juego?

Escrito por

Lo que comenzó siendo un juego gratuito pasa a ser de pago. ¿Por qué? ¿Hasta qué punto merece la pena jugar a Pokémon Rumble World?

Ser una franquicia de videojuegos con dos décadas de éxitos a tus espaldas tiene estas cosas: que deja de ser suficiente con solo los juegos estrella y te empiezan a brotar spin offs como setas. Esta tendencia de lanzar juegos Pokémon de prácticamente todo la hemos podido apreciar desde bien temprano y en tiempos de Nintendo 64 (Pokémon Snap o Pokémon Puzzle League) y Game Boy Color (aún recordamos aquel mítico y adictivo Pokémon Pinball). No obstante, lo cierto es que se ha vuelto prácticamente imposible poder llevar la cuenta de los juegos Pokémon aparecidos hasta la fecha. Así, en este 2016 ya hemos visto el espectacular Pokkén Tournament y se espera que también se pongan a la venta Pokémon Sol y Luna, Pokémon GO y Pokémon Comaster. Pero… ¿Pokémon Rumble World? ¿Cuántos de los aquí presentes eran conscientes de que este juego, diseñado para Nintendo 3DS, se puso a la venta hace casi un mes? A continuación en melty te enseñamos este curioso juego y te decimos si realmente merece la pena probarlo.

Para empezar, se trata de un título sin modo multijugador en el que posiblemente el principal atractivo se resuma en la posibilidad de poder usar nuestro muñeco personalizado Mii. La misión, de nuevo, es hacerse con todos (los muñecos de Pokémon, no los Pokémon). Gráficos simplificados, combates demasiado sencillos y aburridos en los que solo podemos elegir entre dos golpes y una jugabilidad que se basa quizás demasiado en un sistema de compra venta de diamantes hacen que, en principio, este juego sea algo más anecdótico que relevante. El título destaca por tener una acción bastante frenética y un catálogo de Pokémon amplísimo con alrededor de 700 criaturas. Con todo, lo verdaderamente sorprendente de este juego es que se trata de una versión de pago para algo que ya existía en versión gratuita pero con micro transacciones. Ahora en lugar de comprar los citados diamantes con dinero real, simplemente disponemos de una tonelada de ellos, reduciendo considerablemente el desafío para el jugador. Esta versión de pago de un juego ‘free-to-play’ es menos interesante que la versión gratuita. Inquietante. ¿Has probado este juego? ¿Qué te parece?