Quiero ser monja: programa 2, Fernanda se molesta con las demás por sus bromas (Vídeo)

Escrito por

El programa de anoche de Quiero ser monja dejó muchos momentos emotivos, pero también el primer instante tenso entre Fernanda y el resto de las jóvenes. ¡Te lo contamos!

Tras muchas experiencias fuertes en el estreno de 'Quiero ser monja', las chicas tenían que seguir avanzando en su búsqueda y su viaje espiritual continúa en Madrid. Nos preguntábamos en melty quién tenía más posibilidades si Juleysi, Jaqui, Janet, Paloma o Fernanda... Solo el tiempo nos lo dirá. De Granada se llevan su primer contacto con una comunidad religiosa, pero ahora deben marchar a la capital, al colegio del Santísimo Sacramento, junto a Marian, su guía espiritual y la despedida fue muy bonita y divertida. Desde Madrid se coordina y se toman todas las decisiones de la orden, y allí reciben con mucha alegría a nuestras cinco protagonistas. Fernanda ya ha llamado la atención de sus compañeras, según ellas, no deja de hablar y hablar... y preguntar y preguntar. Paloma cree que a Fernanda lo que le ocurre es que acaba de descubrir la llamada y está en plena efervescencia.

En Madrid han repartido las habitaciones, todas individuales, excepto Juleysi y Janet. Comparadas con sus estancias en Granada, son enormes y confortables. Las cinco chicas tienen un rato para hablar, quieren conocerse mejor unas a otras. Por la noche, cuando todas se retiran a sus habitaciones, Janet y Jaqui salen a explorar el colegio, e incluso se ponen a bailar usando los altavoces de una de las aulas... A la mañana siguiente, la misa a las 7.15 se ha convertido en todo un reto, los bostezos no paraban. Tras ello se han encargado de varias tareas en el colegio, y en una de esas tareas que tenían que hacer la cinco juntas ha llegado el primer pique en 'Quiero ser monja'. Fernanda se ha sentido ofendida porque las otras chicas estaban bromeando (sin maldad) sobre el trabajo que les había tocado hacer. Se ha levantado y se ha marchado. Tras hablar con Marian y tranquilizarse, vuelve a subir con sus compañeras a continuar el trabajo.

Tras las emociones fuertes del día, aún quedaba una última sorpresa. La adoración en la noche a Dios. En cualquier momento de la noche podrían ser llamadas y debían permanecer despiertas rezando como forma de sacrificio. A pesar de que al principio les ha parecido que podría ser difícil, lo cierto es que han terminado por disfrutar de esa experiencia que han podido vivir. Eso sí, a Juleysi fue a la que más le costó. Al día siguiente su labor fue muy agradecida, ya que se desplazaron a un comedor social para ayudar a quienes lo necesitaban, Después se han ido a dedicar al día a la Virgen en el Santuario del Espino... un poco de naturaleza que les ha sentado de maravilla. Para terminar el día se han ido hasta Chueca para invitar a la gente a poner una vela en una pequeña capilla, y poder así rezar por ellas. Un segundo programa con mucha intensidad tras el estreno de la pasada semana de 'Quiero ser monja'. ¿Qué te parece el programa?