Quiero ser monja: programa 4, Juleysi, Jaqui, Janet, Fernanda y Paloma ¿viven su peor momento con la clausura?

Escrito por

Las participantes del programa se han adentrado en la clausura y han podido descubrir si los mitos sobre estos conventos son reales o no, ¡no te lo pierdas!

Las chicas se han enfrentado a una nueva experiencia religiosa, pues han abandonado El Escorial para viajar hasta Alicante, al Convento de las Hermanas Justinianas de Onil, donde tendrán que adentrarse en la clausura. Muchos son los mitos que han escuchado a lo largo de sus vidas y por ello estaban muy expectantes. Nada más llegar han notado un gran cambio con respecto a los anteriores conventos, ¡no hay espejos! Pero más llamativo ha siso aún que Janet dijera que el verano pasado intentó hacer el Ramadán cuando las Hermanas les han comunicado que era día de ayuno. Pronto las aspirantes descubrirán que las monjas de clausura son más alegres de lo que ellas pensaban y eso les hará más llevadera su estancia en el convento. Paloma decidirá cortarse el pelo mientras que las Hermanas opinarán que es la que más preparada ven para salir de esta experiencia con una idea clara sobre su futuro religioso. Ya en el programa 2, las Hermanas de la congregación de Granada parecían tener claro qué dos chicas tenían verdaderas aspiraciones en Quiero ser monja. Pero no todo van a ser risas, pues las chicas van a vivir una inesperada visita, ¡sigue leyendo!

Los familiares se acercarán hasta el Convento para apoyar a las aspirantes de Quiero ser monja. Paloma, Juleysi, Janet, Jaqui y Fernanda han recibido el cariño de sus seres queridos, ¡a través de una reja! Mientras Paloma parecía encantada al ver a sus familiares, Fernanda ha recibido un extraño mensaje de un sacerdote conocido, pues le ha venido a decir que le ve demasiado eufórica y que teme que luego le venga el bajón y quiera abandonar. Jaqui y Janet son las que más han llorado al ver a su madre. Las circunstancias han dado lugar a que la falta de tiempo impidiera que Juleysi disfrutara de la esperada visita, algo que ha dejado apenada a la chica, aunque no tanto como cuando su novio le pidió que abandonase Quiero ser monja por él. La semana que viene las aspirantes harán un viaje aún más especial, pues volarán hasta Bolivia. ¿Crees que Paloma es la chica que tiene más claro su futuro como monja?