Quiero ser monja: programa 5, Juleysi, Fernanda, Paloma, Jaqui y Janet discuten durante su misión en Bolivia

Escrito por

Quinto programa de 'Quiero ser monja' con una pequeña pelea entre las chicas, algo distanciadas, y una experiencia única en su misión en Bolivia.

La pasada semana en 'Quiero ser monja' vimos a las chicas pasar algunos de sus peores momentos como monja de clausura, y hoy nuestras protagonistas se iban de misión a Bolivia. Antes de marcharse, las hermanas tienen un detalle con Juleysi, la única que no había recibido la visita de ningún familiar... y Alberto, su novio, la visita en un encuentro muy emotivo, a través de la reja, en el que le ha sorprendido con una hamburguesa. Ella le echa de menos y él a ella, se despiden con un beso... y ella se queda llorando porque le quiere. Su camino en la clausura ha terminado y se marchan a Madrid para reencontrarse con la primera congregación con la que iniciaron su aventura, Santísimo Sacramento. Allí le dan la noticia: se marchan a Bolivia, a la selva como misioneras junto a Marian, quien les acompañó desde el comienzo, y Davinia. Solo tienen un par de horas para prepararse, toman un avión y tras tres escalas llegan a Trinidad.

El trayecto es complicado porque tras todo el viaje en avión, aún les quedaba un largo camino en coche hasta llegar a Bella Vista. Todos estaban esperándoles y la bienvenida ha emocionado mucho a todas las chicas. En ese entorno único acabarán por tomar la decisión definitiva sobre su camino. Allí conocen al padre José Manuel, el alma de esa misión en la que lleva desde que tenía 22 años y ahora tiene 90. En este lugar se quedan muy sorprendidas con la comida: piraña, caimán.. son algunos de sus platos típicos. La primera eucaristía de las chicas es muy especial porque es día de comunión para 30 niños del pueblo. Ha sido un momento muy emocionante para ellas en 'Quiero ser monja' porque se han sentido muy acogidas. Su experiencia es muy distinta a lo que han vivido hasta ahora, aprenden las costumbre del lugar como por ejemplo, lavar en el río... en un río lleno de animales que podrían picarlas, pero una vez pasado el miedo inicial, acabaron bañándose y disfrutando todas juntas.

Sin embargo, las cosas con Fernanda vuelven a resentirse, y una broma de Paloma con la pintura mientras estaban pintando una pared no le sienta demasiado bien. Las cinco chicas deciden hablar sobre el distanciamiento que se está produciendo entre ellas para intentar aclarar las cosas y evitar mal ambiente, pero hay una pelea entre ellas. Marian intenta hacerles entender que es normal en las relaciones humanas. Al final acaban por arreglar sus diferencias, borrón y cuenta nueva. Tras esa pequeña discusión, van con los niños a una clase y allí dejan atrás todo lo demás. Las jóvenes pasan un rato muy divertido con los niños jugando al fútbol, Paloma es la que más lo ha disfrutado. Mantienen una charla con Marian para hacer un balance de su experiencia hasta ese momento. Todas ellas valoran todos los pasos que han ido dando y están muy agradecidas por todo lo que han vivido... pronto tendrán que tomar su decisión. ¿Qué te ha parecido el capítulo?