Samsung: ¿Smartphones con pantalla totalmente plegable en 2015?

Escrito por

2015 se perfila como un año clave en el sector de los teléfonos inteligentes, especialmente ahora que Samsung acaba de confirmar que está desarrollando una pantalla capaz de ser totalmente doblada.

Las pantallas de la mayor parte de los tope de gama de cada casa smartphone han pasado de los 720p a QHD en cuestión de meses. El siguiente paso en desarrollo high tech será, al menos para Samsung y LG, crear dispositivos con pantallas flexibles capaces de ser doblados por la mitad. Según fuentes del gigante coreano esta pantalla futurista con tecnología de plegado estará disponible para su consumo a finales de 2015. En una estrategia de diferenciación en el espacio de teléfonos inteligentes Samsung, tras lanzar Galaxy A5, ha afirmado que será el único fabricante capaz de producir dispositivos con pantalla flexible durante los próximos 12 meses. "Vamos a asegurar la capacidad de producción de 30.000 a 40.000 a finales del próximo año", revelaba ayer Lee Chang-hoon, vicepresidente de Samsung Display.

Durante su intervención en el Foro de Inversores de Samsung 2014 en Nueva York, el CEO de la compañía asiática añadió: "No habrá ninguna empresa [excepto Samsung] que tenga esta gran capacidad de producción hasta el año 2016”. Lee aseguró además, en el trascurso de su exposición, que un nuevo dispositivo con pantalla flexible saldrá a la venta antes de la Navidad de 2015 : "Tenemos la intención de proporcionar a los consumidores un producto con pantalla ampliamente flexible para final de año. Sin embargo, no hay nada decidido sobre el diseño final de éste”, precisó. Por consiguiente, lo que ha comenzado con el Galaxy Note Edge no es más que el principio y una prueba de lo que veremos llegar en los próximos años.

“Casualmente”, la promesa de Samsung de una pantalla plegable se produce pocos días después de que LG proyectara sus planes futuros. Al parecer, el émulo también coreano de Samsung pretende desarrollar pantallas cada vez más flexibles y para 2017 espera haber desplegado la tecnología necesaria para implementar pantallas capaces de ser dobladas primero, y posteriormente displays enrollables por completo. Estas pantallas OLED serían capaces de resistir altas temperaturas y reducir el grosor lo suficiente para plegarse y lo suficiente para aguantar esta flexibilidad.