Sara Carbonero, Iker Casillas y la boda secreta del año... ¡No era necesario!

Escrito por

No, ¡No era necesario! el revuelo que se ha creado por la boda secreta de Sara Carbonero e Iker Casillas. Pero tampoco lo era que la que es una de las parejas más queridas del panorama nacional se diera el 'sí quiero' en la más estricta intimidad...

  • ¡No era necesario!, la columna de opinión de Carmen C.

Como cada viernes, uno más, volvemos a vernos ennuestra cita semanal ¡No era necesario! ¡Y en qué semana! No, esta vez no son las hermanas Kardashian-Jenner las protagonistas de nuestra sección, sino nada más y nada menos que una de las parejas más queridas del panorama nacional actual, la formada por Sara Carbonero e Iker Casillas. Sí, como ya sabéis (espero) este miércoles la revista 'Hola' revolucionó el mundo del corazón con la publicación de su nuevo número, en cuya portada informaba que la periodista y el guardameta contrajeron matrimonio el pasado domingo 20 de marzo a las 13h en el ayuntamiento de Boadilla del Monte, Madrid.

Sara Carbonero, Iker Casillas y la boda secreta del año... ¡No era necesario!

Increíble, pero sí. Al parecer el ex portero del Real Madrid y la presentadora de informativos de Mediaset decidieron darse el 'sí quiero' ante un notario de confianza y en una ceremonia estrictamente íntima a la que tan sólo acudió el primogénito de la pareja, el pequeño Martín de dos años, y dos testigos (siendo uno de ellos la hermana de la periodista). No, ¡No era necesario!, pero lo hicieron. Y decimos que no lo era porque después de seis años siguiendo esta idílica y envidiable relación, qué levanten la mano aquellos que han quedado satisfechos con la boda clandestina. Efectivamente, nadie. Tras aquel apasionado (y espontaneo) beso que Iker plantó a Sara mientras esta le entrevistaba tras ganar la Copa del Mundo de Sudáfrica en el verano de 2010, no han sido pocos los que se enamoraron de esta bonita pareja que ha tenido que aguantar carros y carretas. Después de todo, a muchos nos hubiera encantado presenciar el gran momento...

Y no, ¡No era necesario! que se tomaran tan a pecho lo de la intimidad. Pero ya se sabe que Sara Carbonero es una mujer muy tímida, poco amiga de compartir su vida públicamente. Y en el caso de Iker similar, pues el portero tampoco suele revelar demasiados detalles de su día a día, prefiriendo mantener estos detalles en la intimidad. Probablemente la pareja quería ahorrarse una concentración de paparazis y periodistas en el que sin duda habrá sido uno de los días más importantes de su vida. Y pensándolo bien, ¿no os da pena que hayan tenido que renunciar a compartir este momento con sus familiares y amigos como cualquier pareja 'normal' haría, para evitar el espectáculo? Quizás sí que iba a ser necesario esta ceremonia en la clandestinidad... Sin embargo al final todo se acaba sabiendo, y el revuelo se ha creado igual. Y no, ¡No eran necesarias! las infinitas publicaciones que han hablado y elucubrado sobre el gran enlace del año. Me pregunto yo qué pensarían y hablarían Carbonero y Casillas en su casa, y de nuevo en la intimidad, sobre todo el jaleo que se ha creado... ¡No era necesario! y os esperamos el próximo viernes con más. Y a ti, ¿te hubiera gustado que hubieran compartido su boda?